domingo, 12 de enero de 2014

ENTRE HISTORIAS SE ESCONDE LA VERDAD / Poesía de José Ignacio Restrepo


LAS COSAS MUERTAS


Solo es un mausoleo de recuerdos,
el pasillo alargado de un castillo
generalmente solo cual museo
y con gente que llega de invitada,
casi siempre se quedan a comer
y luego de una charla encopetada,
vuelven a irse y todo queda igual,
vestido con su sello sepulcral...
Queda en el Paseo Libertadores,
cuando cruza con Palermo Díez,
le han pintado la fachada tantas veces
que la primera ninguno recordamos,
dos veces me metí yo sin permiso,
en la época en que todo era pregunta,
y de ellas no guardo ni un recuerdo,
que podría ser ahora una presea,
solo imágenes de riqueza solitaria
que no tienen ni un dueño conocido,
ni un gendarme que sea centinela
para obrar de seguro contra alguno,
que quisiera sustraer algo valioso
acariciado en sueños desde siempre
al tenerlo por fin frente a los ojos...
Un museo de guerras terminadas
ni una gota de sangre muestra hoy,
y en cada brillo inmundo justamente
lleva escritas otras cosas no contadas
como el cuero de un bravo camaleón,
son reales las torvas cicatrices
rasgos pobres de gente ya sin nombre
que su vida ofrendaron para ésto,
y los deudos que no saben que lo son
pagan uno o acaso hasta dos pesos,
para venir a mirar su mal pasado
vestido de oros idos o robados,
tan suaves como gasa o muselina,
que tienen nombres graves y sonoros
en placas de marmóreo sudor,
que no tienen a nadie que defienda
lo hecho o lo no hecho en esas fechas,
en que solo se desnudan sin coraje
ante los ojos prestos a leer
la historia que no pudo suceder
pero consta en los libros de primaria,
con el día y la hora señalada...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. me hizo recordar a una muy muy vieja chanson LAS HOJAS MUERTAS, que bello poema, amigo!
    un abrazo silente
    lidia-la escriba
    www.nuncajamashablamos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno verte Lidia, que grato hacerte recordar. Abrazos!!

      Eliminar