sábado, 4 de enero de 2014

SALVARLO A ÉL / Poesía de José Ignacio Restrepo


EL PERRO


Qué somos,
preguntó ayer mi pequeño,
cuando atado a una puerta y malherido
encontramos a un perro que ladraba,
de una manera brutal,
desencajada,
con su pequeña pata atada fuerte,
como si fuera un peligro para alguien,
ese ser hasta hoy desconocido,
su fatal responsable malnacido
que no le dio
el amor que precisaba...
Qué somos,
preguntó con la mirada,
tras mirar sus costillas y sus llagas,
los ojos que miraban, su temblor,
el rasgo de sorpresa y estupor
por tener sin pedir un auxilio,
una mano querida que lo acoge,
un gesto de cariño,
en estos hombres...
No sé, hijo mío,
yo no sé
quién puede maltratar de esta manera
este pequeño brioso que aún vive,
que confía aún en otros parecidos
a pesar de los dolores recibidos,
no sé quien será ese malnacido
y si un alma le alienta
la mirada,
sé que somos distintos,
que sufrimos,
que estamos amarrados a este mundo,
y que solo podemos proteger, 
recoger, y curar, y amar un poco,
destilar del amor ya recibido
ése que otros seres necesitan
cuando lleguemos a tiempo
para salvar en quien sea que sufra
lo que sea que quede de su vida...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Somos un poquito mas "humanos", cuando tenemos el corazón abierto al sufrimiento de las otras especies. Precioso José. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad es Violeta, gracias por dejar tu aliento...

      Eliminar