miércoles, 11 de marzo de 2015

EN MIS OJOS LOS SUYOS / Poesía de José Ignacio Restrepo



EL ARDID

De tibieza esquiva, 
estos versos en su ánodo interpelan 
a las muestras de luz 
que sostienen ahora a las paredes...
mientras grita sin voz el amor 
y se hace de su sitio nuevamente...
 Al absorto que se hiere si la piensa, 
lanzándole bruscos tiros de arcabuz 
o el fuego de la vid o el cruento obús
por el tiempo que pasa en requerirla, 
restado del que usa en poseerla, 
lo saco de mi cuerpo y de mi mente 
donde mora sin duda en el pecado, 
para decirle dos cosas repitentes,
una que no estorbe en mi mente y sus pasillos
cuando solo deseo hacerle frente
a los visos de su cuerpo y de su voz,
y dos,
que a sus uñas no las muerda
utilizando mis labios y mis dientes...
pues es la boca mía y no la suya...
Ah, cráteres de mi mente donde tiro 
esta brújula mala que la nombra, 
dejando recordar su hermoso pelo, 
y el vello que es camino cuando plena, 
coloco en el mi mano destacada 
que persigue la luz de mi mirada, 
elocuente por dar cerrado aviso 
del peligro en que se halla, 
porque ella no mira, no me mira...
ya ha cerrado esos tiernos, 
esos cansados, ígneos, diligentes,
mis gemelos divinos que me miran
desde el rostro que amo
y que son fuente de vida de lo nuestro, 
pues fatigada y todo debe ver 
cada número atado entre sus manos 
a las cuentas que hace todo el día... 
Logaritmo por fiel, árabe pura, 
su semántica calla cuando muda 
solo deja que haga lo que quiera, 
y después dando gracias por mi ardid, 
se duerme con un corto hasta mañana
apagando la luz de su mirada...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

2 comentarios:

  1. Que belleza, un poema con una exquisita sensualidad, sublimes letras de amor en todas sus manifestaciones, gracias por compartir tanta belleza, Magistral querido poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un gusto complacer querida Loly. Muchas gracias por venir...

      Eliminar