martes, 30 de agosto de 2011

BUENAS NOTICIAS...

ESA ERA... 


Hora del buey,
estertor pagado con enjundia
que se envanece por carecer de lo más obvio
un nombre que le guste, un apellido...
Lunar de frente testarudo feo
mandíbula que tiene promontorios,
y ojos desabridos en café,
que purgas ya conocen
y tienen mil historias que contar
que los otros ya echaron
al olvido...

Decente,
le han gritado por la calle
cuando ha corrido tras la dama vieja
a la que por correr  tras el tranvía
se le cayó del bolso una moneda,
la que si queda tirada de testigo
sobre el cemento pisado por millares
le faltará al pasaje de ese día,
y habrá de caminar hasta su casa...

O la vez que le vieron cacareando,
haciéndose de gallo en los vergeles
para que unas gallinas confundidas
vinieran a comer maíz hervido,
consiguió trabajo como pavo,
y después como toro enamorado,
burlaba soledades en la fincas
y solos animales se creían
de su género opuesto 
acompañados...

Esta es la hora de saldar los rojos,
de cuadrar cuentas pendientes,
te miran los que nunca te miraron,
los otros que mejor te conocían
los dientes ya te muestran, incipientes
porque de mano y letra del destino
llegó la hora misma de los pagos,
supiste sin saber ser elegido, 
la mano que no escribe ya hace historia,
en la mesa vestido de tu gloria
no puedes evitar esa sonrisa...

La de los héroes 
que no cayeron presos,
la de los sabios que leer apenas saben,
esa que vemos en los rostros niños
y en los aliados del amor prendario,
esta es la hora de ascender a jefes
los que nada tenían ni su angustia,
el pobre que prestó para comprarla
y que un número eligió a ojo cerrado
no ganó ese cuarto de quiniela,
le dio a la Nacional,
la Lotería grande,
la de veras...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


14 comentarios:

  1. ¡Que bonito Milord, si fuera cierto! Y que pena que no lo sea, aunque debiera serlo. Mis respetos siempre.

    ResponderEliminar
  2. Qué sabemos tu y yo, milady...Si hasta pudimos ser espectadores de una maravilla de esas...Te celebro, besos...

    ResponderEliminar
  3. De pronto llego abatida, hay un resplandor que viaja de incógnito en cada palabra, siendo en si mismo apóstol de la esperanza, dejando que no muera la justicia en su añoranza. Es realismo mágico quizás, pero es una buena causa. Un poema que se revela ante un mundo equivocado, instaurando desde el verso el cambio más codiciado. Belleza!

    ResponderEliminar
  4. Coincido con José Ignacio...si hacemos la mirada hacia atrás en el tiempo...seguramente que fuimos espectadores de una que otra cosilla de esas...a las que se les llama decencia...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  5. Y si en una de esas pasara???? yo quisiera ver la cara de todos/as aquellos/llas que algún día le dieron la espalda. Como siempre te luces mi querido JIRA, saludos y gracias por tan surrealista relato!!!! Besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. Me asombras José, como de manera sutil nos sumerges en en las profundidades de tus letras y nos haces emerger con ansias de oxigenarnos con tu retórica poética en estas estrofas, donde a tu gusto te ondulas sobre Olas metafóricas con la destreza de buen Surfista....,Solo eso,lo que llaman buena suerte, puede hacer de la casualidad un milagro para Saldar esos saldos en rojos, y pagar cuentas pendientes mi querido amigo.... pero los que morimos desengañados por vivir de ilusiones, mientras vivamos nos toca las duras y las maduras.... Eres un Maestro querido hermano. Esto es un Poema de premio Mayor.-

    ResponderEliminar
  7. Ay, Mardy, como me siento de bien cuando llegas a este sitio de obrero de letras y amoroso escultor de sentidos y silencios...Tu criterio es para mi agua de vida e en el me confío, para extraer el zumo del estímulo que para mi es fuego y alimento...Gracias por llegar y acabar de templar este instrumento, abrazos eternos amiga...

    ResponderEliminar
  8. Si, Fabi...mirar y volver a hacerlo, los tesoros otorgados son por montón, a nosotros nos llegaron algunos, demeritar o valorar es el tenor trabajo...gracias por venir amiga incansable, ladrona de mi corazón...

    ResponderEliminar
  9. Agradecido de tu mística respuesta, Marcela querida, siempre le encuentra el ribete rosa y el dorado a lo que brota inesperadamente de mi espíritu...Abrazos esta es tu casa de poesía...

    ResponderEliminar
  10. Tu opinión me es tan valiosa como algún paracaídas que me llegara justo en el momento preciso, para salvar la misión de un incendio o el arte de habar de un feo mutismo...Gracias Fabio por llegar a esta casa, que sin ustedes sería un convento de recuerdos, en la soledad de un fuero sin tiempo...

    ResponderEliminar
  11. Ah, Maria Fernanda te viniste pegada de un an@nimo bell@...gracias a ambos por llegar después del juego...Ganó el que era...!!

    ResponderEliminar
  12. ¿Qué podrá hacer un buey con tanta riqueza? Sí las cosas adquiridas sin esfuerzo se desperdician. Nadie conoce el valor intrínsico de preservar la riqueza hecha a través del sudor de la constancia.

    ResponderEliminar
  13. Pero, a fe que de tal propósito pueda extraerse por ventura, al menos energía para devolver cintura a la palabra, pecho a la virtud de respirar aire puro, destreza al bendito uso del silencio...gracias por llegar al texto querido Marco Vinicio...Abrazos..!!

    ResponderEliminar