sábado, 13 de agosto de 2011

SE ENTREGA LO QUE HAY...


DE AFUERA HACIA ADENTRO, HIJO


Tomando los cubiertos como,
del lado del plato hacia su adentro,
como por cientos de momentos
me repitiera mi madre,
practique hijo,
son los fundamentos,
sin ellos ni ese paso sosegado
de la hormiga que va y luego regresa,
tuvieran el virtuosismo que parece
y que no es otra cosa sin dudarlo
que el sencillo fragor de guerra interna,
lo que solemos llamar apostolado...
Meterse en la cabeza esos guarismos
que a simple vista nos parecen mustios,
de elemental franqueza
y ortopedia,
ahora son latitudes recordadas,
diezmos pagados por joyas prestadas,
que se quedaron viviendo entre las manos,
de anegado fulgor
tapándonos los ojos,
atienda niño no sea caprichoso, 
coma de todo,
nada deje en el plato,
para que sea siempre en mesa ajena,
el mejor comensal siempre invitado,
el que todos desean recibir,
el más condecorado
por la sonrisa que para salir,
hacía exigencias veleidosas
y frente a usted prolija y reverente,
brota sencilla, mansa y elocuente...
La voz de la mamá tan recordada,
se extingue con la postrera cucharada,
y el educado comensal deja la mesa,
paga lo consumido
y sale por la puerta
para vivir sin mella
lo que le queda de duro
a su jornada...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

8 comentarios:

  1. recuerdos que viven en nosotros para siempre, Cuna jamás olvidada.

    ResponderEliminar
  2. La voz de nuestros padres inculcándonos modales y buenas costumbres... educándonos para vivir en "sociedad" aunque haya que enfrentar duras jornadas. Un abrazo José!!
    Mónica Neuenburg

    ResponderEliminar
  3. eres la diplomacia de la poesia..nunca dejas nada en el plato de la musa..Gricel

    ResponderEliminar
  4. El recuerdo del quehacer amado, ese camino franqueado por los padres... Si, Mafer, sabes de que hablo, llevas en el corazón las mismas perlas valiosas, gracias siempre por venir...

    ResponderEliminar
  5. Una voz que no deja de escucharse aunque la vida en ellos cese y el tiempo del hogar se marche... Nunca dejamos de ser hijos y el caudal que recibimos una vez, llega, Monica a ser inagotable... Abrazos, gracias por venir...

    ResponderEliminar
  6. Agradado de verte... De no haberte perdido en el fragor del diario construir y retirar puentes... El nuestro firme... Gracias Gricel...

    ResponderEliminar
  7. Bella referencia a valores perdidos, añejados, relegados en pos de una cultura minimalista o animalista que nos restrega por la cara que el individuo hoy es un ente y todos esos rituales , han perimido en un cambio de siglo-milenio solo para alejarnos de la verdad.Los olores de antaño, que bien puede ser ayer, son los que me inundan el cerebro y me niego a perder mas cosas en pos de modernidad e individualismo.
    Gracias José, recuerdos inyectados como sangre.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por venir tras esta inyección de romántico tormento sin tacha, Alejandra bella...Abrazos..

    ResponderEliminar