lunes, 8 de agosto de 2011

SEÑAS EN LA PIEL...

 NO HAY NADA JUSTO 
EN LO QUE NO ENTENDEMOS


Como perder de vista al ser amado,
y al recobrar su rumbo y alcanzarlo
tocar con nuestro dedo sucintamente
la espalda tantas veces fiel mirada,
y luego ver en el rostro que voltea,
otra pregunta,
otro triste mortal,
otra distinta cara...

O cuando se cayó nuestra maceta,
por dedicarle más de una mirada,
limpiábamos sin más esa violeta
que florecida siempre nos hablaba
cuando perdimos pie por ir aprisa,
y se quedó en ciernes nuestra risa,
la planta se cayó,
voló un segundo
y en la acera quedó

O cuando la estación no tuvo gente,
nuestro espasmo tardío y elocuente
la despidió ese día sin quererlo,
la amada se marchó sin ver atrás,
se rompió la palabra entre orfandad
 cundió la oscuridad en el firmamento,
mi rostro lastimero,
contrahecho quedó 
y desdijo de todo

Para siempre el tren ya se marchó,
son malos días y no hay nada justo
las palabras de ayer no dicen nada,
es la acre soledad nuestra galana,
sombría resignación sin alegría
en lo que no entendimos,
en lo que no entendemos
todavía...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©

• Reservados todos los derechos de autor 

7 comentarios:

  1. cuanta verdad hay en tus palabras, aquellas cosas que antes nos motivaban. ahora carecen de sentido uno no sabe porque se terminan así como así ciertas cosas y me pregunto si alguna vez habían comenzado...siempre excelente lo tuyo, mi amigo...besos!!

    ResponderEliminar
  2. Palabra clave: Todavía...
    Un abrazo desde aquí. Aunque soledad más soledad, no resulte en compañía...
    Se que comprendes mi intención. Besos querido José.

    ResponderEliminar
  3. Bellas y francas, mujeres que sois mucho más que las palabras, por eso ciño mi vaivén al vuestro, hago de ansias proverbios, de lisonjeros adioses mis te quieros, de mis búsquedas incólumes enamorados lienzos !!...Gracias María Fer...gracias Fabiana...

    ResponderEliminar
  4. Es una despedida muy fuerte llena de todos los matices que amerita de tanto sentir

    ResponderEliminar
  5. Resignación sin alegría. Cuánta verdad encierran tus versos. Excelente. Un abrazo
    Mónica Neuenburg

    ResponderEliminar
  6. Que toda despedida es entre tanto un hola aún no dado...gracias Vero por venir...

    ResponderEliminar
  7. Si la verdad nos diera lo que busca la razón hablarnos, cuanta claridad puesta en el alfarero curso de la noche, dejando huellas ciertas para que el pie no halle sinsabores...Gracias por llegar Mónica...

    ResponderEliminar