jueves, 4 de agosto de 2011

EL RESTO DEL VIGOR…


ENTRE DOS

8x

Tersa tu piel,
esculpida en oro tu palabra,
cuando me dices amor yo te venero,
el oído de mi pecho te idolatra,
no sabía que mi alma tenía verjas
hasta que vi cómo te las saltas,
ignoraba el harto desenlace
que tu ausencia determina cuando crece,
hasta que vi mis ojos espejarse
al buscarse en los tuyos deseosos ,
y llenar de alegría mis recodos
cuando el beso desprovisto de pecado,
se instaló en los labios envarados,
que del rojo y el magenta hasta el rosado,
nos dijeron incubados en silencio,
que tan cierto es que nos amamos…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

6 comentarios:

  1. La miel, la sonrisa de tu piel
    se desvanece
    se evapora
    se muere el amor
    refugiada en las espinas del dolor
    estoy desfalleciendo
    … por un te amo olvidado.


    Restrepo mio, con este sabor me voy con
    mi amante eterno... Morfeo.....

    ResponderEliminar
  2. Queda aún algún espacio entre mi brazo izquierdo y mi derecha mano, para tatuar allí estos versos tuyos, del revés seguro... para frente al espejo contemplarlos cuando a él por mi reflejo acuda, en busca de mi o a solventar alguna duda de por qué me trajo aquí la vida o si lo que nos depara es ventura y es el signo primero es en mi rostro una sonrisa... qué elocuente belleza amor...

    ResponderEliminar
  3. "...no sabía que mi alma tenía verjas
    hasta que vi cómo te las saltas..."

    Sin comentarios...una belleza!!!!

    ResponderEliminar
  4. Abi, Carmen, CJ Huertes, Fabiana...eternas gracias por convertirse en heroínas del amor en mis palabras...besos!!

    ResponderEliminar
  5. Genial Querido Amigo. Sabiduría descollante que se expresa al conjuro de la nobleza de unos sentimientos cuando los atraviesa la irreverente flecha incendiaria de cupido, y donde el corazón palpita de júbilo en elocuentes manifestaciones. Romàntico, rutilante y precioso. Abrazos por siempre.

    ResponderEliminar