miércoles, 13 de junio de 2012

MADRE NATURALEZA, SE MI BIEN... / Poesía de José Ignacio Restrepo



SIETE MUDAS


Siete mudas de fe
tiene mi torso,
las desgasta el dios sol
entre veranos de alma mal vividos
y acicates de miel mal relamidos,
son las cuatro que tuve por premura
y las restantes tres,
por angostura,
entrantes y salientes de mi pelo
desdicen de arrobadas pretensiones,
que entre poemas dados y canciones,
construyen otro mapa,
el cronograma pleno y enquistado
que jamás perro viejo atrás dejado,
consideró acabada biografía,
o retazos de vieja habladuría,
que se cuenta o se olvida,
depende de que tenga compañía.

Toda virgen tendrá su escapulario,
todo pecho prontuario de caricias,
toda historia su encaje
y una bala perdida el transeúnte,
que vio mucha TV de policías,
entre el pasto abundan los gusanos,
en la nieve hay cristales invisibles,
y los hombres con alma y piel sensible
encuentran el camino más difícil,
donde también caminan como hermanos
otros que van mudando sin rezongos
y de quienes aprender 
se hará posible.

Todos somos entonces macabeos,
de ningún historiador bien positivo,
canciones nuestro llanto,
almas que vuelan,
perdones por pactar,
dolores idos,
somos vientos ansiando primaveras
peldaños ascendiendo y descendiendo,
vástagos de ramajes elevados,
semillas en la tarde cual recuerdos
que sueñan con olvidos delicados
cuando nazca otra piel
y seamos mariposas
no gusanos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario