jueves, 18 de octubre de 2012

CANTOS DEL BAR… / Poesía de José Ignacio Restrepo


EL PUB

habana32-5

El corcho solo saltó de la botella,
impelido por el gas que ella tenía,
una corta amistad madera y aire,
y luego fue a parar a la cornisa
como llamado por musas conservadas,
en el zócalo alto de tu espalda,
cuando abro las botellas en mi cofre,
como suelo llamar a mi hogar pobre,
los corchos vuelan siempre estupefactos
pues el techo mejor es cielo raso,
y está cerca del alto de la cama,
donde el piso se ve como un acuario…
Aquí el vuelo es largo y es medido,
se hacen estrategias y concursos
para acertar quién lo envía más lejano...
Hay cientos ya tirados sin un dueño
testigos de gargantas condonadas
por ser paso de fuego a marcas raras…
En el pub escondrijo de los solos
el aguardiente se regalan sin medida,
unos dicen querer los otros mienten,
el licor que sumiso los degrada
a la una, a las dos, a las que sean,
se derrama sin fe por sus gargantas
para dar a la idea forma noble
y quitar los dolores de la espalda,
sin cesar las botellas se descorchan
y las tapas describen  nobles arcos
hasta llegar al suelo sin remedio,
y servir de licencia entre tenida
para aquel que pasa y los patea,
de camino al toilette apresurado,
cuando es hora de dar algo del cuerpo
egoístas petizos penitentes,
que se saben las marcas más vendidas
de ron, whiski, bourbon
y ardientes aguas,
mientras memoria pierden de su nombre
y de aquello que a sus vidas importaba…


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. ..pierden...de aquello que más les importaba...o sólo envolverse en el dejo del mareo que adormece las heridas...
    Excelente imagen, capturó mi mente...
    y me rodeó de sus ruidos vítreos, el aroma a tabaco y humo...y la amigable música de fondo del bar...
    GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el seco brindis de uno solo va al vida, atajado por cauces ya indoloros, o dejada a su suerte entre jaurías, ah, Vanessa, vago el sopor y triste la osadía de empujar sin esfuerzo sus batientes, en todo bar hay tristes alicientes...A menos que sea brindis de amistad, el motivo de entrar a ese lugar...Te quiero mucho, gracias por venir a sentir juntos...

      Eliminar