lunes, 22 de octubre de 2012

COMPONIENDO MAPAS... / Poesía de José Ignacio Restrepo

ISLA


Tomé de la inocencia otra palabra,
muy corta, gratificante y elevada,
para dar nacimiento a este poema
que llegaba, pero no se iba,
y obligado a escribir
lo puse isla...
Soy o seré,
no me detiene el tiempo,
heredero o prófugo o milagro
lo ignoro,
mi mente mora entre destellos,
si vivo en ella o contra ella
amando,
se que su nombre es bello
y por lo tanto,
escribiré el  poema que se nazca,
de versos reticentes pero hijos,
acaso nobles, raros o perdidos,
de sangre inmensa como mar nombrado,
o sangre desdeñada en una herida,
como podrido lago...

Que soy de isla descubierta
y mi boca clamante de perfume,
habla del más mundano una querella
y sin embargo funde
en el clamor que sea,
una pregunta que antes inhibía
y hoy brota simplemente
 guía haciendo,
para que las pequeñas multitudes,
de dolientes llamados a la dicha,
se la hagan aquí correctamente
en esta soledad de diez renglones...

Mi isla,
a la que pondremos nombre...
¿Quieres llamarla o solamente verla?
¿Habitarla sin dolor como un milagro?
¿Quieres mirarla desde el mar
inicialmente,
para ver si lo vale 
o es inútil plantar el pie, 
y mucho menos quedarse?
O quieres simplemente retractarte
y dar a este renglón muerte sincera...
Ay amigo, no se que es lo que buscas,
lugar de habitación para mutismos,
o alegría y enfado en la aventura,
te propongo
te vuelvas al principio,
y tomes tu maleta delicada,
sin preguntas, ni fuero,
sin llamadas,
de mi isla regresa a tu concilio
ya sabes regresar
hazlo en silencio...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


2 comentarios:

  1. Deja solamente
    entrar a los etereos,
    a los que fundirse quieran,
    y llenar a multitudes,
    de literato perfume...
    o si lo merecen,de m.....
    v.a.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...nadie merece más de lo que busca, su silente palpitar lo sabe...Pero de manantiales secos habla el aire, y de pechos hundidos por el viento, cantan himnos deletreando suertes...Has de laúd, implora por los mansos, que la pelea los devuelva fuertes, y que sus manos tañan hasta hartarse...
      Eres de suerte, una de las pocas que cuando cansa mucho el recorrido, afana el paso antes que pensar siquiera en detenerse...Gracias por venir Venessa...

      Eliminar