miércoles, 10 de octubre de 2012

...HA SUCEDIDO / Poesía de José Ignacio Restrepo

ENCUENTRO DEL MUERTO
Y LA BELLA


Hay tres toques que un fallecido corazón
reconoce para saber que reacciona,
si el vigor de algún amor perdido
lo ha tumbado hasta el suelo 
dejando malherido y olvidado
el deseo de vivir...
Son sencillas caricias rompeolas,
una venia que el viento le declara
como propia sin ser bien regalada,
su pecho le declara en un recuerdo
y el viento nuevamente la recibe
sin tanto fundamento...

El primero se llama toque de hombro,
el muerto corazón mal lo recibe
pues suele aparecer en soledad,
en el extremo lejano de  algún muelle,
o por algún comercio casi noche,
cuando nadie aún vivo,
osará aparecer sin avisar,
el muerto se voltea para ver
que otro entristecido le saluda,
si para algo pedir
o para terminarlo de matar...

Al ver reconocido su mal gesto,
el muerto corazón trata y sonríe,
recuerda el bello rostro mas no el nombre,
de esa que le nombra con el suyo,
y ese segundo toque en la muñeca,
como si nunca él se hubiera ido,
lo revive del fondo, le da aire,
porque su nombre en la boca de una bella,
que tu mente ha olvidado con donaire,
significa que queda alguna vida,
por lo menos en una,
esa que te saluda en esta calle...

Y llega el tercer toque inesperado,
como carga de un grupo de soldados
que tumbaran el mundo en una puerta
para poder rescatar un alma en pena,
ella lo abraza, 
fuertemente,
de él se apresa,
y menciona al tiempo, ese enemigo mutuo,
como culpable de todo lo no sido,
eximiéndolo a él de cualquier pena
que debiera infligirse ante su olvido...

Es ella,
regresa  de la turbia noche,
mientras la abraza sin tener ya dudas,
decide que hará todo lo posible
para en el siguiente instante y con su ayuda
acordarse simplemente de su nombre...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario