domingo, 7 de julio de 2013

¿QUIÉNES HARÁN LA REVOLUCIÓN? / Poesía de José Ignacio Restrepo




CLASE EN EL PARQUE


El lugar es el parque donde voy
a tirarle alimento a las mojarras, 
y mi maíz ya viejo a las palomas
que vuelan y viven por allí...
Un escenario hermoso casi siempre,
hoy lleno de miradas persistentes,
que son tristes testigos de la muerte,
a la que todos aquí ya conocemos,
de diferente modo...

Miles de peces muertos,
flotando ante la vista silenciosa
de quince niños llorosos, y extenuados
en lo hondo de sus almas nuevas,
por ver perder al mundo sus batallas
en ese sin sentido organizado
que el sistema perdido llama iluso
sin más economía de mercado...

Entre los que más lloran veo a uno
que está dando patadas contra el suelo,
parece de verdad avergonzado,
casi como si fuera responsable
del desmadre que el noble profesor
les invitó a mirar por la mañana,
para dictar la clase vigoroso,
con un marco febril y poderoso,
donde pudiera dar un ejemplar,
bautizo de sangre a sus muchachos...

El joven maestro yergue al grupo
para hallar dócilmente sintonía,
empieza por calmar la algarabía
pues todos claramente acongojados
tienen miles de ideas conclusivas,
sobre como salvar en pocos días,
este infierno que ya comienza a darse...

El guía orden les pide al explicar
que todo mal proyecto se detiene
con otro que le muestre a mucha gente,
el camino mejor y deseado,
que no acabe con lo bueno levantado...
Y les dice que hay tiempo suficiente
para mover al estado, a los gobiernos,
que todo ha de empezar en uno mismo,
hasta sumarse a eso mucha gente...

Ávidos de escucharle yo los miro,
haciendo chistes sobre como transformar,
la manera de comer y cosechar,
y acabar para siempre lo inservible,
los productos dañinos para todos,
nombrando todo aquello que entre todos
en tareas ordenadas y bien hechas
debemos iniciar mañana mismo,
lo que nunca debemos destruir,
lo que debemos correr a reciclar,
los ojos les brillaban y los míos,
plenos de renovadas esperanzas
comenzaron alegres a llorar...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. Bellísimo tu poema, tenemos que cuidar nuestra naturaleza para que día a día mejore y poder sonreír de felicidad, si podemos, hermosas letras querido poeta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que alegría le da al alma , al leer una poesía tan bella en donde el sol se divisa , por que se renueva la esperanza. Aromas a frutas nuevas se van esparciendo en el aire , el horizonte pintado de color naranja nos grita , el futuro está en los niños que bien guíados sabrán entramar un mundo nuevo , en donde el orden impere y la salud del planeta , sea la meta elegida. Esta sería la forma en que el hombre salvaría , lo que nosotros le hicimos. Pero , mi sonrisa franca asoma , por que el hombre que la pretende , Maestro insigne de estas letras , ha bordado con su pluma el diagrama más deseado , mas querido y anhelado. Aferrarse a la esperanza , dejando atrás las tristezas , divisando en su horizonte lo que lo que nunca debió haber dejado. Al amor por compañero , la alegría siempre al lado , la palabra enamorada para convertirla en poesías bellas. Hoy te doy la bienvenida al mundo que siempre amaste abrazando tu poesía amante. ¡¡¡¡POESÍA DE FE Y ESPERANZA , DE AMOR Y VIDA NUEVA , CON EL ALMA RENOVADA!!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dama insigne la esperanza,
      que se erige en todo albor,
      desechando el vil dolor
      que en nuestro pecho se asoma,
      solo tienes que abrigarla,
      en tu casa empadronarla,
      y sentir la libertad
      que su horizonte nos brinda,
      tienes en ella a una amiga,
      que tus ojos limpiará,
      con vivas y altas consignas,
      renovadoras y nobles,
      lo sabe bien quien responde,
      ante este corto llamado,
      una fiel amiga mía,
      Toti Lopez a quien amo...
      Un fuerte abrazo Toti...

      Eliminar