martes, 3 de diciembre de 2013

NUNCA MÁS LA MORDAZA / Poesía de José Ignacio Restrepo


SOY TESTIGO


Que no migre la furia en la faena, 
el rencor descocido contra el malo, 
la certera inocencia en catapultas,
 abanicando el aire haciendo viento
que llegue a las narices del que vota 
por no rendirse nunca, y hoy lo grita, 
incluso cuando ya sobre la calle, 
su cuerpo apaleado, 
reciclado, 
baleado, 
olvidado, 
resistido, 
se va quedando sin voz que lo secunde, 
sin bramido elocuente o exquisito, 
que le entienda el que sabe y el que no, 
esa última letra maloliente, 
por venir en directa amanecida 
carga abierta hacia arriba, muy locuaz, 
desde el borde que tiene el intestino, 
más acá del último orificio...
el que hizo la bala, que pretende 
callarnos como pueda bien la boca
amanzando de cuajo la palabra...
Pero en vos no, ni en mí, 
que el poeta traasnocha
para salvar la furia del reverso,
la paciencia, la luenga tolerancia
del sueño impuesto y tonto
que se espera,
que muera sin ver el último deceso...
gracias hambre, amorosa, resistente, 
grande, y larga que aqueja nuestros cuerpos
dotándonos de rabia laboriosa...perenne...
locuaz, intransigente...
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. ...que el poeta trasnocha, hace guardia, que el poeta es amor, que el poeta es vida, que el poeta está junto a Dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el verbo sea pan, recién horneado...Que la palabra aflore entre los dedos, que el día siempre sea soleado, aunque llueva por dentro...Que nos hablen al lado serafines, sin dejarse mirar muy a los ojos, que podamos soñar de los confines, y mirar cada mar, cada oleaje, cada prisa que hiera el tiempo raso, sin que tenga que huir luego el deseo, por eso o lo demás ser conseguido...Besos Silvia, siempre cerca...

      Eliminar