viernes, 25 de julio de 2014

CON LUNARES DE ALMIZCLE / Poesía de José Ignacio Restrepo



AGUA TIBIA


Caída la mordaza, presto el tango,
surge mi mano intacta por el hueco
de la redonda alforja o claraboya,
- dependiendo del sitio donde me halle -
diga o calle mi voz de manifiesto
con las palabras lúdicas que amo
y los silencios crónicos que visten
los calores y ensayos que entrevisto...
El cuerpo bajo la ducha pide todo
mientras mudo sudores por higiene,
es mejor la respuesta si está tibia,
llegan voces con nombres de mujeres,
se cantan bien las razones, la desidia,
y de la matinal concupiscencia
habla la libertad en plena fiesta...
Por la puerta entornada veo cosas,
que vomita mi ingrata cornucopia,
piojos, calabacines, mapas medios,
gritos de trampolines y desiertos
que apenas hoy reciben bautizo
en mis ojos zalameros con lo mío...
Es mejor que sea tibia, me socorre,
pues la fría me embiste hasta sacarme
los secretos de mis ansias y pudores,
al vaivén de estas letras ordenadas
nacidas de estampidas de colores,
debo dejar de lado tantas flores
y rociar con mi cieno nauseabundo,
los cuartos de soledad henchida y noble
que tienen recuerdos vastos y dicientes
compartidos con gente maloliente,
traídos por leviatanes de extramuros,
que llevaron permiso de mi nombre,
para sacarle jugo de ladrillo
a cada puesta a punto de mi vida...
Tomo la cornucopia tan dispuesta
en esta tarde anómala de fríos,
y arrugo sus alargadas virulencias
de las que brota aún un verde zumo,
cada ingrávida y breve consecuencia
me escupe de una vez algún resumen
para que de respuestas o raíces,
a este encuentro feliz luego del baño...
La mejor ordenanza de este fajo
tiene cuerpo mulato de francesa,
y mirada de gata con dos vidas,
trae abierto en la mano un cartelito:
"hoy te doy lo que ayer me sugeriste
pues no aguanto la súplica de un dueño,
es todo lo que tengo y no es pequeño,
ordénalo pues parece semilla
de bosque que antes de hoy
pintó el almizcle,
dejando como fiel lo mentiroso"
Por éso estoy contigo, lector triste,
a ésto dando un orden proferido,
supuse que contigo llegarían
los diezmos que pagué no sé bien dónde,
y no me equivoqué,
fuiste oportuno,
solo queda cambiar algo en las vidas
y llevarnos a casa nuestros cosas,
doblar estas vacías cornucopias
y secarnos los llantos destilados,
mientras mustios brindamos con un trago
que repita un adiós corto y sincero,
al pasado banal con nuestros nombres
que a ratos llora solo,
como un niño...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

2 comentarios:

  1. Tus poesías tienen un paralelismo con la del mi compatriota Juan Gelman que no se si conoces pero seguramente que si por su lucha en pos del genocidio que fueron objeto los jóvenes en la década del 70... Hay mucho dolor esocondido en bellas metáforas como la poesía de Juan...

    Bueno quería expresarte eso.. al leer tu poesía.. muy bella.. pero no fácil de lograr su interpretación

    Un abrazo de compatriota latinoamericana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...sin tiempo, ni espacio...solo de puertas abiertas y alma adentro...Claro que he leído al querido Juan Gelman, perfil entre los amorosos y los sitiados por la muerte que somos todos, y que será sin duda jardín de nuestros ojos en un tiempo eterno, mientras dure nuestra humanidad carente...Que linda llegada, Nora, tu palabra es aliciente para continuar en mi viaje...desde aquí un abrazo!

      Eliminar