miércoles, 16 de julio de 2014

DE TU VOZ ESTÁ LLENO MI SILENCIO / Poesía de José Ignacio Restrepo


EL ÁRBOL SOLO


Hay verdes soledades
echadas sobre el pasto canceroso,
que disfrutan del vuelo de las aves
a la hora menor de sus antojos,
mientras enhebran sueños repetidos
que tienen por objeto respirar,
no dejar que silencios intranquilos
se vengan a vivir a sus castillos
ni tampoco instituyan telarañas
en las esquinas acólitas del alma,
con el vínculo acaso profiláctico
de mermar el pasado en la despensa,
donde moran insectos invitados
que cada cuarto de hora
hacen su anuncio,
de inocular su plática inconforme
en la piel asolada e irredenta
del que a solas corona delicado
otro día de tedio inmarcesible...

Hay galones que llevan nuestros nombres,
llenos de agua o de vino juvenil,
cuyo ánimo de pasar por las gargantas
salvando a su mentor de sed pueril,
no puede sin embargo desgastar
la estúpida quiniela ya jugada
que va del corazón hasta la cava,
donde guarda la gota rebebida,
la borrachera triste del que guía
su diaria desazón,
su cruel martirio,
pegado de recuerdos distinguidos
tatuados en su alma de mil sedes,
que de afectos nunca se hizo
coronar...

Y ese árbol enhiesto, solitario,
que en el fondo despliega su follaje,
y le ofrece su sombra gratamente,
ese que no visitas, solo miras,
está allí como prueba imperturbable
de que puedes optar
por otro goce,
que no sea pescar en ese lago
de muertos ideales que se asoman
a mirar lo genial de tu memoria
y el dominio que tienes del pasado,
que no deja a tu vega
ni un centavo,
y a cambio te sustrae el aire puro
dejándote en enconos nuevamente
ese pecho que en la noche lastimero
se levanta y se ofende
ante la luna,
por la luz declinante que le deja
para verse y seguir
buscando sombras,
en su ruta de apegos que se fueron...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright © 

4 comentarios:

  1. Ese pecho que en la noche lastimero…se levanta y se ofende….ante la luna,….por la luz declinante que le deja…para verse y seguir…buscando sombras,….en su ruta de apegos que se fueron... Maravilloso tristes recuerdos y buscando en las sombras, bellísimas tus letras querido poeta, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dejar tu caluroso saludo, querida Loly. Te alargo mi abrazo amigo...

      Eliminar
  2. Que jamás falte el abono a tu árbol poeta, que sea de vida perenne para que sigas tatuando en su corteza historias de amor y de ausencia...como ésta, de tanta belleza. Te abrazo...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo hálito de balsámica azucena, recobro tus palabras a esta hora, y se hacen vitualla de mi sueño, que pronto llegará como un amigo...Qué bien me reconoces, Mariela, descanso bajo el árbol, a su sombra, y dejo que se vayan mis palabras, haciéndole diademas al poema que llegó hasta tu adentro, y luego brota agraciadamente bello, en tu voz delicada y en tu abrazo divino...Te envío un beso, amiga, gracias a ti...

      Eliminar