jueves, 30 de octubre de 2014

ANTES DE BIEN CALLAR... / Poesía de José Ignacio Restrepo


SIN NOMBRE


Pero todo puede cambiar en un segundo, 
la cuerda y la emoción no son del circo, 
el temido y logrado envión de carnes
no vino reclamando de la guerra
como ocre terror sobrevivido...
Puede ser el amor que duerme solo, 
y escucha de otra piel que tengo sombra, 
que ha atesorado sueños y está ahora, 
sorbiendo mis deseos de suicidio...
Regreso del estiercol que está seco,
harto de mal soñar adolorido,
de rezar para olvidar a qué le rezo
 desdoblando la mágica comedia
que suelo descifrar a media noche,
y que labro diciendo que es mi vida...
Luego aseveraro cuando llega alguie
a pernoctar conmigo como amigo
haciendo de confiada cenicienta
para curar su pecho adolorido,
que no estoy mal, que vivo del recuerdo,
que pensaré mañana como hallar
para este trasegar calmo y vacío,
una respuesta frágil por lo nueva
que llevaré hasta el nicho de mi alma
- donde guardo regueros y guirnaldas,
y sueños que murieron sin nacer,
y otros que se fueron dócilmente,
con caras de no ser recién nacidos -
porque seguro estoy de que se irá,
respuesta inoportuna y adventicia,
muriendo lentamente y sin vibrar,
como empleada alterna y pasajera,
que nunca supo bien qué contestaba...
Una pregunta buena que no hice,
una noche de amor que apenas tuve,
y este poema largo, largo...largo
que no se llama piel, ni tiene nombre,
y nunca supo bien qué respaldaba
con sus palabras cortas sin sentido...
Y la esperanza ripia, algo casual 
que apenas veo llegar y ya se ha ido...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario