domingo, 12 de octubre de 2014

DOS PREGUNTAS CALLADAS / Poesía de José Ignacio Restrepo



UNO BLANCO, 
MI SEÑORA


Pensé hace dos minutos
que se extraviaba el toque,
miré para los lados
mordiendo una hebra 
color cielo de noche
o mar de día,
espera, 
dice en mi mente la palabra,
y respira por dentro,
que la misión de dar es recibir
y volver es apenas ir mañana,
si lo que buscas tarde es dar la vida
a aquello que la vida te señale,
entonces no podrías extraviar
la fuente donde el agua falta o corre...
Simplemente hacedor
retrasa el paso,
la palabra que avanza entre derroche
te pide que respires,
tú solo hazlo...
Pero queda también homologar
los amados silencios de la fronda,
de tu callada boca que besaba
o que solo ataviada de fatigas,
pensaba que quizá
llegara en un día,
que íbamos a darnos con los ojos,
sentidos, solución, significados,
y estarímos por siempre ya callados,
dispuestos a entender a quien mirara,
y preguntar de todo simplemente,
hablando con los ojos
a la gente...
Poeta, cómo sabes tanta cosa...
soy brujo, uno blanco mi señora,
no entiendo que es regar el mal de ojo,
y persisto en amar...
aunque no me amen...
¿será que si me mira de esa forma
amar debo entender que igual le pasa?
no me conteste ahora, ni después,
pero deje algún beso en el espejo
que yo me miro luego
entero en él...
 JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


4 comentarios:

  1. Que fuerte es úsar la palabra como lanza, que duro al alma hiere, tan duro, como el metal no puede..
    Bellos son tus versos José Ignacio, gracias por escribír de manera que tus letras causen las sensaciones que quieres que tus lectores sientan...Magnifico trabajo, que no cualquiera logra.

    ResponderEliminar
  2. El beso se vistió de largo y espera emocionado en el espejo... Disculpa, José Igancio, me dejé llevar por la belleza de estos versos... Amar de verdad..., sin condición...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...yo lo hago cada que imagino, que este río que vaga en mi interior, tiene en él navegando al nuevo amor, el que todos distingan y acrecienten...y que nunca reviente antes o tarde, sino siempre oportuno, en el alma de todos fiel, galante...Gracias siempre por venir, querida Isabel, te alargo mi abrazo..

      Eliminar