sábado, 18 de octubre de 2014

MIENTRAS CALLO, ESCRIBO MESCOLANZAS / Poesía de José Ignacio Restrepo




POPURRÍ

Es tan grande el botín
y tan poco el consenso
sobre el valor que tiene lo llamado
bien público,
sí, oyó,
dígalo fuerte,
es usted sin error otro doliente
al que le pesa el tono de la voz
cuando debiera alzarlo en su defensa
- tanto esfuerzo para hacerlo, construírlo,
tantos cuerpos gastados,
tantos jóvenes algo envejecidos
que pudieran contar de su trabajo,
construyendo ciudades, pueblos, veras,
sembrando lo que estaba yermo o seco,
para sacarle jugo o alimento -
Es tan grande el botín
bajo el suelo que hoy ya tiene nombre
duermen aún los míticos metales,
las sustancias que rezan curarán
esos males que ahora nos incuban,
ay, señor,
tanto mal tiene la usura,
y su hermana mayor
llamada sin bautizo la Avaricia,
ya no somos personas
 somos sapos,
hojas que el viento zafa desde el árbol
y en el suelo con ellas juguetea,
colindan con los ávidos instintos
esas necesidades mal nutridas,
y allende ese dolor de no hacer vida
mientras sentimos 
ver cerca a la muerte...
En un mundo pequeño, según dicen,
que conserva su forma y su tamaño,
donde parece que justo a nuestro lado
estuviera el que se halla
tan lejano,
olvidamos sin más estratagemas
para entrar en cuestión sin arrogancia,
esa frase de humanos
para humanos,
cuéntame, te escucho,
qué te pasa,
y olvidamos la fe del escolar
de respaldar amores con miradas...
estamos ocupados en mirar
cual será el menú de la mañana,
y si ese que se acerca traerá
entre la ropa algo que nos falta...
Lo público trenzado en nuestras mentes
con eso que es privado
y diferente...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario