jueves, 18 de diciembre de 2014

SABIA RISA TRAVIESA / Poesía de José Ignacio Restrepo


RISAS NOBLES


Escribes en la piel de la cereza, 
con filigrana de alma
y notas asoladas tejidas en la cuenca arbórea,
que mira cuando pasas tu ancha espalda,
 tomando ecos del vidrio que se rompe
en la baldosa que se vuelve tierra, 
si la miras bien
es la segunda piel de este poema,
aunque llegue
ese niño que te habita
que de duelos se queja,
se queja de que no vean arriba
y lloren la belleza que les llena
por no ver ese tren de cercanías
que le les levanta polvo allí en el alma,
entonces poema,
has de segunda o de tercera piel,
de concluyente silencio o de persona
y vente sin llorar,
es día y hora,
de devolver trabajo por belleza
en la cara usurpada del que llora, 
o en ese que ríe dormido, 
persiguiendo la gracia de algún eco
 un  escrito sin norte,
un canto añejo,
la voz del viejo abuelo que era sabio
y se cruzó de pronto,
disfrazado de árbol o de nube
para volver a verte,
el que ríe dormido y luego escribe
en la piel de cerezas aún biches
o en la pintada mejilla
de la que ama,
que aún no sabe que es sabio
y que lo esconde...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. No soy sabia. Solo se que no se nada. Para eso te tengo a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...el rigor es como un manto vivo, no escoce, a veces nos cobija...no podemos prestarlo, si acaso lo perdemos, lo buscamos...hace tiempo de lo mío me recuerdas el tiempo riguroso, donde siempre perdía...y sé que no eres tú, es la imagen que tengo, que aflora si te veo triste, o siento que perdiste algo...o que estás perdida...soy un manto, curo sin querer el frío...y escribo...solo éso...Gracias por venir Viole, tú también saber servir de abrigo bueno...

      Eliminar