miércoles, 10 de diciembre de 2014

ARRITMIAS QUE NO CEDEN / Poesía de José Ignacio Restrepo




VENCEDORES


Cientos, 
miles de figuras, 
ninguna opaca, 
cada una más serena que la otra, 
vestíbulos que llevan a cocinas, 
cocinas que se dividen en pequeños talleres, 
y estos entre jaulas abiertas, 
mostrando como brotan de los verdes, 
montañas que amanecen entre manos frágiles...
Y luego ella, heroína de tus horas peores
y mejores, 
descansada matriz de donde naces 
y a donde quieres ir a morir, 
cuando ya ninguna palabra te obedezca, 
poeta....
Hablas de ella,
cuando estás a solas con tus letras
entre gráficas unciones la describes,
le desvistes el manto
donde está,
ese suave conjunto de caricias
que en el tiempo le has hecho
cuando clama...
y también cuando duerme
y solo miras...
Al calor de su vasto hábitat,
poblado con lo tuyo que es lo de ella,
todo tiene el color que hay en su piel 
hace tiempo vestida con la tuya,
la piel del otro habla poesía
y lleva acaso gemelas cicatrices...
Ah, vida, 
pasó ya la hora de tu ausencia
gobiernos que no traían redenciones, 
ha llegado el reinado de los simples,
los que se aman acaso sin motivo,
o al menos
porque es justo hacerlo
en este cementerio de horas neutras
que se traga bautismos y colores...
es vital llegar, permanecer,
asistir a la quema de este asbesto 
por la carrera de nuestro pie fugitivo, 
que retorna a la conquista del edén...



JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario