jueves, 21 de noviembre de 2013

COMO LLORAN LOS NIÑOS, Y LOS AUSENTES / Poesía de José Ignacio Restrepo


MAL SUEÑO


Qué haremos tú y yo, y los presentes,
con la sombra lívida que mira,
desde adentro, gruñéndonos a todos,
y luego no equidista, ni recuerda, 
si hay algo por hacer para ya mismo, 
ni tampoco sí sal ha derramado
sobre el sueño por muchos ya soñado, 
derramada entre el peso de los cuerpos
en la silla vacía o el andamio...
La sal que prometía lo anhelado
que hoy busco sobre el rastro de tu voz, 
o el voladizo que tenía el anaquel, 
donde se hacían las moscas a dormir, 
y ni un grano siquiera puedo hallar,
de lo tuyo o lo mío, o lo de ustedes,
ya ni un eco se vuelve, como antaño.
Qué sigue de lo ido y lo llegado
que en reverente abrazo se blandieron
con un sordo papel por comprobar,
si la sangre tan igual ya los hacía
hermanos de la piel o cofradía.
Que rumoroso el paso del instinto,
por la franja cortada y sin color,
que anuncia con favor y gallardía,
que no era solo política la clama,
más bien era nacida del dolor,
de la ira tenaz y confundida,
que predijo que el malo ganaría,
y el malo al fin ganó..


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario