sábado, 23 de noviembre de 2013

LO QUE DICEN TUS REZOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


ESA DULCE MAZMORRA


Silencioso sonido de alma en pena,
que pregunta por quién vino,
quién se fue,
 aunque tiene los mil espíritus vivos
y algún cuerpo cansado sobre él,
lo veo lacrando en cobre el bautismo
que te hace infeliz en cualquier templo,
o pasante de una nueva religión
donde viven las ciencias y las artes,
aunque no vivan allí seres humanos
sino algunos tontos y bufones,
que no saben qué son...
Socórreme silencio en los pasillos 
y en los cuartos donde llevo letras
amárrame cuanto puedas sin desgano,
con tu sello rojo y libertario
esté yo frigio o no...
Y aunque mueras sin letras en mi voz 
retén sobre mi cuerpo tu ancho encanto,
en las fibras calladas de mi piel
que van tapadas bajo capa o antifaz,
o en la cara sudada y ya curtida
escondida en albornoz de terciopelo
que no te dejo ver, solo tocar,
podrás ver vencida esa mentira 
que sudara por años y sin pausa,
o mis ojos ya secos que agradaban 
por ser agua nutricia de humedal,
y ya son solo sed evaporada...
Secretos que develan quién no soy,
y si tierra ya puse de por medio,
tras un deseo esbelto y femenino
que llamaba a mi ser mientras dormía,
sabiendo el benjamín que late dentro,
- mi asombrado e iluso corazón -
que no hay dios que me espere
allí en tu rezo,
pero tampoco afuera, u otro lado,
donde el reino que creías a tus pies
te ha tomado ya preso,
como a esclavo ya ciego y afiebrado
que cree que es el rey y no sospecha,
que con cuerdas invisibles 
marcha atado...
 JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario