viernes, 28 de noviembre de 2014

AL FINAL DEL DÍA / Poesía de José Ignacio Restrepo



LA PELEA



Cuando dos hombres luchan dentro de uno, 
hay que darles espacio...
más quizás del que a diario necesitan, 
para ser, respirar, decir verdades, 
tomar ese control de lo que hacen, 
retar al mundo digno por honor, 
tomar café 
y al final hacer de sus decálogos 
un sencillo panfleto que seguir. 
El rastro del febril anacoreta, 
que intenta no subir a un pedestal 
flirtea en el descanso del seguir 
con esa ruta afín, 
la del autor, 
con el cual a cada instante se pelea...
Archivos que se quedan en la mano, 
mientras continúan abriendo sendos iris, 
le dejan al escribidor flores de tedio, 
cada día que acaba...
Él, 
de ánimo cambiante y no eludible 
los toma, los reabre, los malogra, 
los retira del fuego donde arden 
por culpa del afán de sus dos manos...
Y el otro, 
que hace de crítico y de sombra, 
le da curso al destino, 
termina lo que el genio clandestino 
no ha podido cerrar desde hace tiempo...
Al final de cualquier día de labor, 
uno y otro se dan por fin las manos, 
y vencidos por cansancios no gemelos, 
se duermen sin querer 
entre abrazados
mientras canta en la ventana 
un ruiseñor...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
• Copyright ©



4 comentarios:

  1. Sigue José Ignacio... No pares nunca de crear belleza... Tienen tanto sentido los diálogos que se clavan en el pecho y reconducen los sueños... Un beso con sabor a mar!!!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del marfil elocuente de tus letras, me llevo perlas grises a mi casa, y las dejo brillar, luego las miro...Sabes que de este estímulo alimento, todas las flores tardías que yo siembro, en este pasillo de vientos y silencio, que tiene sucias paredes de cristal...Libre presa que vienes a dejar, estas perlas, cómo te agradezco, besos Isabel...

      Eliminar
  2. ....como impedir lo canto de lo ruiseñor? ...imposible!!! el ha sido hecho para cantar....por éso Dios llo brindó con esa voz, que embala los vientos, calma las tempestades y resucita nostalgias a lo raiar del alba, y à la cruel oscuridad, ahy está la claridad para mostrar a los hombres que a seguir el oscuridad de la noche, llega la claridad de lo dia......alla de que lo suterrãneo no existe sin que haya una planicie,adonde las arbes dejan caer las hojas pero en los troncos mucho juntiños cáe una hoja y ahy está en el otro un broto como promesa de vida.....adonde va poisar lo ruiseñor y sigue cantando los albores de la vida....tqm....un beijo de Portugal....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cantos que traigan paz, y ganen guerras, serán por bien oídos desde el alma, igual que voces tibias con ese algo de amor y de alabanza, que vengan del querido Portugal...Abrazo María!

      Eliminar