viernes, 14 de noviembre de 2014

ES VIERNES / Poesía de José Ignacio Restrepo



AFUERA


 
 Las once y diez...
Sensación de que estamos bien seguros,
ya en la casa, las luces medio apagadas
sobre la cama aún sin destender,
solo esperando al sueño...
Ella mira la tele, sonríe para mí,
yo quisiera empezar un juego diferente,
todo afuera simplemente nos ignora,
no existimos,
somos de otra dimensión,
aunque lleguen sonidos...
La carga irregular de una sirena,
las luces, luego tres disparos,
vienen los pensamientos asombrados,
quién será,
lo esperará la madre,
o el hijo
que apenas recibió
la semana pasada una medalla,
por correr más y mejor que los demás,
él no pudocorrer más que las balas 
no es posible
y menos si ellas llevan puntería...
 
Nosotros condenados pero vivos,
y ese mundo fatal fuera corriendo,
cuántos se irán a fuerzas esta noche,
cuando tantos se buscan
y el daño ya los encontró,
ella tibia me mira y me sonríe,
como pidiendo perdón por lo que pienso,
el dolor de los otros me estremece,
como cuchillas corriendo por mi sangre,
este viernes de cartas mal enviadas,
de palabras cortantes
y groseras,
y manoteos hechos sin virtud,
que camorreros hilan sin permiso
para formar la cresta sin aviso
de la pelea infame,
y la verguenza...
como si no esperara alguna madre,
o alguna hija llena de ilusiones,
o la esposa febril,
que se viste de fe para aguardar,
a que lleguen completos a la casa,
y la puerta cerrar,
cerrar la puerta,
que no se entren los diablos a la iglesia,
donde vive el amor sin estrenar...

- Iré a cerrar la puerta, no demoro...
- Tráeme por favor, leche caliente
y un pequeño croissant,
que tengo hambre...
- Si mi amor, como no...
dame un minuto...

Otro tiro,
el viernes aún no acaba,
no se gasta el maldito maleficio...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario