sábado, 22 de noviembre de 2014

MAREJADAS DE MUERTE, LA PELICULA/ Poesia de José Ignacio Restrepo




INDEPENDIENTE


Y se levanta...
La mesa queda sola...
El trago aun servido se calienta,
la sombra del que fue
que ya no es, 
diez pasos desganados hasta el water,
dos consejos internos
- el segundo más malo que el primero -
Todo ocurrirá, 
ya,
destapar el tanque,  abrir la bolsa,
extraer la peineta y la pistola,
montar una en la otra
con confianza, 
meterla en la cintura
lentamente,
mientras llega a la puerta
para contar diez pasos
de regreso...

En el séptimo parar,
mirar su cara, 
catar sin malestar su risa chueca,
no le odia, tampoco lo desprecia, 
el otro es profesional haciendo daño,
él lo es bajando cocos
con las manos...

Le bastan dos disparos de los doce,
se cuida de la cámara del frente
dando la espalda sin mostrar la cara.
Todos corren gritando,
con la fe que les dice sois culpables, 
estampida,
secuencia pírrica de hormigas, 
él sabe que su gestión deja una viuda
criando un chico sola
y un olvido.
Desea que además quede un mensaje,
va a morir
el que venga y distribuya,
que regale la droga
y luego venda
porquería a los cientos de muchachos
que a veces aparecen en la esquina. ?.
El que use las calles de este barrio
para vender la muerte, morirá...

Guerra avisada...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright




0 comentarios:

Publicar un comentario