lunes, 12 de marzo de 2012

A LOS DÍAS CORTOS... / Poesía de José Ignacio Restrepo

DOS REALES


Cortos días son 
como querellas furcias
que uno mismo cantara en verso itálico,
vestido de Otelo para hacerse el negro,
de magenta y rojos
para darse reales ánimos,
pues se esconden los sueños
y las pequeñas gulas aparecen,
riéndose del dueño,
hazme reír de todos,
rey del tiempo de partos
y de muertos augusto observador,
en sus malos segundos el señor
y en los mejores ajeno,
para suerte de otros
extranjero...

He montado en tu barco, mi señor,
le dijiste a los sueños del pasado,
se llama recordar no seas idiota,
ningún barco te sube a la tramoya,
si del dueño eres paje o invitado,
te pide pasaporte,
mira en regla la foto
si es tu nombre,
y luego leva anclas prontamente,
pues es el día corto y él lo sabe...

Hasta el mar reconoce en estas fechas
 que es duro recordar lo que se ha ido,
cuando lejanos se hallan los recuerdos
y es breve el tiempo del asueto,
tarda el día en apartar el sueño
pero la noche llega  y su atributo
es volverte al lugar donde ya moras
a que negocies lo que haya,
no sea que te pierdas en la mora,
y olvides que no hay otro sustento
que este día corto y soleado,
que comparte con vos
la voz del viento...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


4 comentarios:

  1. y ¿cuándo el instante se viste de recuerdos? es el pasado, presente resabiado de futuros inciertos...en ti, la rima toma cuerpo de esencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y tu logras trasponer el fundamento, tu mirar claro deja mi alma alada, evoco de tus letras el erotismo que alientan tras de ellas, y respiro feliz por saberte habitante de estas lineas, y del tiempo que en sus brazos nos asiste...Gracias por acercarte, querida Anabel, abrazos amiga...

      Eliminar
  2. fecundos soliloquios que el todo abordan, sueños, ocasos y memorias, y dices bien, son los días cortos, será por ello que tenemos tantos... me gusta creer que para cada día hay un sueño y para cada virtud un regalo, tú eres ambos, un sueño y un regalo de las letras que pareciera que un día te hallaron, para hacer ver a los ciegos y hablar a los callados... usted ya sabe cuanto se le admira de este lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pleno de fe tu caluroso augurio, tanto de amor se ve en él que me concedes, y todo aquello que me aprecias y me quieres, en tu voz sin sonido hoy aprecio...tanto que entre la carne del poema hay un kilo completo que esta listo, se llama corazón y está contigo desde el día inicial de conocernos...Gracias por tanta fe, Querida Carmen, es un consuelo, cuando la soledad pinta los muros y el deseo de llegar tan solo es eso...

      Eliminar