miércoles, 28 de agosto de 2013

COLOFÓN DE LO TRISTE, HOY / Poesía de José Ignacio Restrepo


DE ÚLTIMO


Olvidadas sandalias que llevaban
tus pasos del balcón a la ventana, 
que se iban casi sin pausa deslizadas
sin que hicieras esfuerzo
al caminar.
como un baile delgado un día de mayo,
en la noche más sola que tuviste
sin mi mano o mi piel,
para tocar...
Sandalias que tenían tu perfume,
de ese talco mecenas que guardaba
al sudor de salir a merodear...
Mandarinas caídas sobre el porche
largadas de las ramas más pesadas,
la fruta que aún cuelga mira todo
sin descubrir tus manos de mañana,
que solían juntarla para dar
a cada uno un par para llevar;
y el madero que cierra ese portal,
con su siglo de vida está tirado,
la verja ahí adelante se perdió
y su óxido a cuestas,
grita de más el cambio de estación...
La ropa ya dejada sin colgar, 
en la máquina de lavar que está dañada,
parece reprender esta asonada,
que llegó con el mes y no se marcha...
Tu voz ronda sin ti por los espacios
y tu imagen cosida con relieve,
puede verse en la mirada de un cordero,
que llegó de otro lugar 
buscando leche,
la casa rota por todas las esquinas  
le hace otra vil pregunta a ese extranjero,
ese viento que todo lo levanta,
pero solo para moverlo
algunos metros...
Estos agostos con su hiel de fuego
contados por septiembres rebelados, 
caprichosos resaltan lo perdido
y lo nunca logrado es siempre juez,
lo que era bonito hoy es tan frío,
su sabor de presente
ya no sabe,
el pronombre que unía huyó hace tiempo,
como huyó de mi sombra hasta el color, 
averiado un murmullo dice cosas
que asoman como ecos pedigueños
debajo de los muebles y en las vigas,
creo ver el polvo del tapete 
que olvidó elevarse y no se eleva
ni aunque el viento se entre
sin querer,
¿es tu ropa de noche la que veo
regada como flores por el cuarto?
...que fatídico agosto, quebrantado,
igual que mi alocado corazón
que no debía venir...
pero llegó...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©

4 comentarios:

  1. Tornaviaje de ése mayo que no ha de repararse, señera e infortuna mancha que hizo mugir acentos, con ésa semejanza se nos fue agosto, huérfano de alegrías de dos almas en pena, ya lo cierto es que tu corazón, no tiene la carencia de pautarle un fiel poema...
    José Ignacio, aunque es muy duro andar en éste trocha, porque el destiempo tronca hasta ruar, quedo siempre encantada de venir con modestia hasta aquí... Un abrazo colmado de cariño abarque a tu alma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Esta es tu casa...Venir de visita es de algún modo, conversar oportunamente con mi alma, esta capa que me cubre de las largas lluvias, que han sido convocadas para mojar la semilla que traigo...Seres duales, somos eso...Hemos de agradecer a todo aquel que nos habite con bien, sea por años o solo por momentos...Gracias por venir Kare...

      Eliminar
  2. Y si le arreglabas el lavarropas...?? Digo... Hiciste cuentas?? No me tientes, que me tientas...

    ResponderEliminar