viernes, 9 de agosto de 2013

EJERCICIOS ESPIRITUALES / Poesía de José Ignacio Restrepo




TRASPIÉ
 
 
Hoy terminé la tarde
embriagado de luz...
El sol brindó un concierto de colores
que recordaba tardes de mi infancia
y me quedé mirándome en las nubes,
tratando de encontrar algún refrán,
escolástico, pentecostal o ateo,
pero no recordé, estaba pleno,
lo magnífico no puede remitirse
a sucesos de un tiempo ya pasado,
solo son mientras son, y lo posible
luce frente a la vista milagroso,
el portal del más plácido regalo,
el gozo concedido sin pedirse,
la creencia suplida por la fe
que no es contenida en la palabra,
solo es porque sí,
tan solo es...

Al subir por el porche ya sin luz,
me caí pues había tomado vino,
me partí en dos partes diferentes
el antebrazo que no sabe escribir,
rodé un poco, no más de quince metros,
y fue a parar al río golpeado,
sin duda maltratado pero vivo...
Por eso estoy aquí de madrugada,
agradeciendo todo este portento,
como si de un menú a mi me tocara
reconocer lo bello y lo perfecto,
y luego macular mis falsos pasos,
con un gesto prosaico y errado,
haciendo la velada encantadora,
llena de filosóficas llamadas,
y en el fondo sapiente,el cuarto blanco,
la escayola brillante, la enfermera,
todo es inolvidable si hay sentido,
y hoy realmente fue un día memorable,
me pude haber matado,
rodé por quince metros, luego el muro,
torpemente en el río preguntaba,
¿en qué diablos pensaba,
caminando y mirando para arriba,
cuando ya no tenía luz el día?


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. ¿en que diablos pensaba, caminando y mirando para arriba, cuando ya no tenía luz el día?...Así son los accidentes poeta, siempre suceden cuando nos abandonamos en el trayecto, porque el alma está ausente en el enigma de buscarle a la vida otros proyectos. Pero estás a salvo, todo este trance solo es de tu fértil imaginación poética. No me cabe duda que disfrutaste aquel ocaso. Sucede, después de un estado contemplativo, la vida nos despierta de porrazo a vivir en el mundo de sus urgencias, y así tal vez sepas ponerte en el lugar de los que sobreviven a los traspié de un real rodado de escaleras. Bello ejercicio espiritual...Te abrazo mi poeta...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que grata presencia, con la bella explicación precisa de mi estado de cuenta...Cómo me gusta leer, tu abstraída mirada, a veces pones todo en esta mirada mía, carnada hecha de letras circunspectas, y quisiera que fuera en una copa, y un abrazo, físicamente compartido, pero en todo caso basta, y me hace feliz que estés conmigo...Un abrazo Mariela...

      Eliminar