miércoles, 7 de agosto de 2013

RECITA LUEGO, EL AHORA ES DE LA LUNA / Poesía de José Ignacio Restrepo


 
 EL CREADOR
 
 
Fenecer, comenzar
si no te importa,
es el segundo acá la impronta exacta,
la medida locuaz del trago vivo,
escenario vital, actual latido...
Porque no pertenezco a letra trunca, 
ni soy somnífero del ave que me guía, 
no tengo más opción que recrearme, 
para hacerme del hilo de la vida... 
Y veo bajo el tendido de la cama
esas estrellas que a mi sueño guían,
pero en la mañana corta me sublevo
porque en la mano
avaras se me apagan,
sin refundar el fuero del ayuno,
la mercancía del dia no transforman,
solo los ecos
convertidos en esquirlas,
brotan dejando mis ojeras anchas
y el deambular inquieto de mis ojos,
seco como se hallaba
en la penumbra...
Solo el portento de irme descreyendo,
para crear sonoras latitudes,
en sitios donde poner el pie es mentira,
pero es verdad si entre mis ojos miro
y todo nombra mi querer de axiomas,
mi derribar la queja
y la premura,
de solo poder hacerlo en este sitio,
con el teclado inverso,
el vino lento,
la sociedad de escuchas de mi rostro,
y estos sables caídos
hoy sin guerra,
pero pulidos en genial espera,
pues ellos saben como vos que viven
y que lo mejor espera
en plenilunio...
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©
 

2 comentarios:

  1. De paseo por el cosmos en brazos del creador que te nutre de estrellas iluminando tus sueños, para luego irse en retirada las avaras diurnas. Eres guerrero sin campo de batalla pero lleno de luz de sol...Esta bien, espera el ansiado plenilunio, todo por un ambiente ad hoc para esas cosas mágicas que dicen llamarse amor. José Ignacio, este poema retrata tu vida y esa sinceridad que descoloca ante la belleza de la magia de tu pluma. Otra joya de tu cofre de Corsario. Te abrazo...mi poeta...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lees en medio de mis ojos, las alabadas voces que el silencio en su generosa estancia sin duda me regala...Espero firmarte con mi nombre, cualquier ejemplar que lleve impresos, silencios míos desde la tapa al colofón, y que puedas decir, a tus adentros, este es amigo mío, su silencio y el mío se conocen, se abrazan como hados en la noche, y se separan solo para verse, mejor y peor, ocurre todo al tiempo...Este silencio nuestro dando hijos...gracias Mariela, abrazo fuerte...

      Eliminar