miércoles, 21 de agosto de 2013

POR LA VOZ QUE DICE ALMA / Poesía de José Ignacio Restrepo



SABER
 
 
Sangre que corre libremente
desde los cauces de mi boca hasta mis manos
y de allí tejiendo puentes, como mago,
hasta las propias vías arteriales
de todos los que vienen y se enfrentan
a este engendro sin ojos
que dá ósculos planos y certeros,
de cuyo viaje fecundo trama Eros
historias de mañanas y de ayeres,
para pintarlas en bosques no sembrados,
los futuros
que espero...

No lo había sentido de ese modo,
si no es por la valiosa voz errante
de una valerosa que lo dijo,
que mi sangre le corre por las venas,
y mis versos son eras y son nubes,
surcos sembrados con arroz y con centeno,
en primavera llenos de otros seres,
pájaros que reviven y se mecen
en los granos grandes de alimento,
reptiles que concienten los fermentos
de donde el vino apenas arde puro
por las palabras sangradas,
que ahora hierven
relámpagos de azar,
afortunados
pues cual escrito vivo
fueron vistos con amor
por mis dos ojos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario