viernes, 1 de julio de 2011

ANTE LOS NIÑOS QUE SOMOS…EN EL CIRCO


SIN RED DEBAJO

funambulista

El que tramita el equilibrio frente a todos,
en ese lazo templado bajo la oscura carpa,
sólo seguro está de que lleva el apellido
de un padre grande que aprendió el oficio
por respetar el miedo y desdeñar la muerte,
este que va no se jacta de caminar todos los días
por el mismo callejón angosto y sin esquinas,
gentil funámbulo decreta que lleva doble vida
pero que todos ven perfecto en que consiste,
es darle a los ángeles un beso en la mejilla
aunque no sepa esas sutiles diferencias,
que el de la guarda es tan semejante
a ese que arde sin sentir en el infierno
y vende almas para ganar bellos salterios,
nadie lo ve pero hay quienes le rezan
en este cuerda que atrae tantos ojos
el alma leve se le mece ingobernable
y las rodillas le tiemblan sin que pueda
otros acordes escribir para que ellas
se queden enyesadas, y gobernadas dejen
ser el artista eximio que a nada referencia,
y sólo renuncia ahora a ponderar detalles,
como a escuchar la voz de su querida
que le murmura claro al oído sus amores
como si él ignorara si él siempre los conoce…
O aquella recordada seguidilla
de voces recias y dulces simultáneas,
la de su madre difunta y bien amada,
la de su padre, que murió colgado
de un lazo nuevo, en gravedad tensado,
cuando su vida en un punto difuso
pensó muy mal que al final había llegado
y se colgó sin avisarle a nadie,
él con su marca en el cuello se llevó
historias bellas del circo de otra era…
Hoy en la altura le prueba a todo el circo
que está curado, que no tiene suplicio,
sólo recuerdos, dos padres que murieron,
y este divino aire que le lleva
como funámbulo experto y temerario
igual que negra o corchea que brotaran
de la sapiencia sin nombre como arte
sin casi esfuerzo del piano y su teclado…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

12 comentarios:

  1. Hace temblar tu poema la cuerda sobre la que me mantengo poeta, y aun sin poder tomar costumbre de esta forma de golpearme en tus letras, te aplaudo con manos y ventrículos, un belleza mi amado Restrepo!

    ResponderEliminar
  2. Sostenido por la misma traba balanceando la destreza de tu puño y letra; mis cinco sentidos, o quiza sean siete, perciben ese aire que te lleva a la grandeza. Mantente humilde.

    ResponderEliminar
  3. Odio el circo, tal vez porque lo viví muy cercano, sin ser ese mi mundo.
    El fonambulista empieza desde el suelo a pisar la cuerda para habituarse a ella, poco a poco se le va alzando , hasta que deja de mirar al suelo para ver el otro lado...la pértiga le da el equilibrio, el paso final no es el suelo, es la otra valla, el camino se torna amplio, en su angostura...y hace ver que cae para mantener el interés del público...caer o ahogarse, es el albur del oficio. Tu oficio es el equilibrio, milord, al fondo de frente...está la llegada y el aplauso.

    ResponderEliminar
  4. en tus versos hay el equilibro exacto para que la poesía fluya en un verso alado !!

    ResponderEliminar
  5. Que yo tensiono, tiemplo, resumo tomo, esa cuerda serena no perderá razón de ese tu paso, querida Europa...Hoy te regreso me hace acuciosamente más desde el alma extrañarte...gracias por sentar aquí tu alado pie...

    ResponderEliminar
  6. En razón suficiente a tu pedido y por solicitud perenne de mi padre vivo (que se ha marchado en brazos de la muerte, hace ya tanto) he de permanecer humilde y trabajado, que este mi espíritu en acero bien forjado tiene hierro oxidado por sus puntas, el cual repite siempre querido Marco Vinicio, que yo estoy hecho de materia y necesariamente mientras vivo me estoy muriendo con todos paso a paso..Un abrazo, y vente de esa sombra atado mi querido, que a este sitio le gustan los que leen con el alma augusta y los sentidos y los ojos claros, abrazos,,,

    ResponderEliminar
  7. Tengo la marca de tus ojos en mi frente, Mabel...Bien puedo verte sincera, rotunda, merecedora de mi vista y mi cordura para buscar entre tus letras aliciente o bien sembrar la duda entre lo pliegues batientes de mi espíritu, si al parecer un seguro soez o milenario es solamente oropel o vil cascajo...te tengo cerca siempre, no imaginas cuanto...Por venir a este bar agradecido, por visitar el alma y agradarla, mis besos Mabel...!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por llegarle al poema mi queridísima Mafer, siempre bienvenida...

    ResponderEliminar
  9. GRACIAS QUERIDO, EN CIERTA MEDIDA ME SIENTO PARTE DEL VERSAR, TAL VEZ POR ELECCIÓN ME GUSTA EL TAMBOR Y LA TROMPETA, SON LOS SONIDOS FUERTES QUE AVECES NOS AQUEJAN Y NOS DEJAN, AVECES, UN PEQUEÑO GRAN RECUERDO........(ME ATRAE TU BUSQUEDA TANTO COMO LA MÍA, CREO QUE ESTAMOS EN LA MISMA AVENIDA PERO EN LA CALLE OPUESTA SIN TODAVÍA VERNOS A LA CARA COMO YA DEBERÍA DE SERLO.......AGRADECIDO TE ABRAZO JOSÉ IGNACIO......

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. El paisaje es amplio, sendas de fuego, de agua, de piedras, de espinas...La multitud espera el final de una batalla entre la vida y la muerte, entre la luz y las sombras...Sin duda somos el viento que mece la cuerda, el pie que la administra, somos los elementos que insisten en buscar el camino de nuestra supervivencia...Insisten en caminar junto a nuestro torbellino dotándonos del necesario equilibrio en esta existencia donde los vendavales son los señores del suicidio día a día y en cada abismo florecen las merecidas alas...Y la vida de azules alados emerge desde de tu piel como aromas de crepúsculo, equilibrando tu paisaje poeta. Y yo acá contemplando el horizonte de tu sonrisa en el centro del verdor de tus versos...Agradecida.

    ResponderEliminar
  12. Dios, sigo temblando, despertaste fibras dormidas
    mi epidermis se eriza......

    Un manajar mi Restrepo, un manjar.....

    ResponderEliminar