viernes, 29 de julio de 2011

DE ESA RETÓRICA HABLO.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

DE ESPALDAS


Sendero en solitario, 
diezmado por tu cerco y tu calvario, 
desechan las palabras el solaz 
que el silencio procaz 
te envía a diario...
Es el llanto de otros corazones 
que vinieron a darte su querer 
pero hallaron que el viejo quehacer 
no podía colmarte, le eras fiel 
a un recuerdo viajero de otras tardes...

Solitario amoroso y distraído
que por días y años has sufrido,
deseoso de dar un nuevo paso
que conduzca de nuevo a ese abrazo
que soñaste enlazar y malgastar,
por diario recibirlo sin apuro,
abdicaste muy pronto te aseguro,
pues le he visto rondar oscuridades,
en las noches cantar pasadas rimas 
que solía enhebrar si tu le hilabas...
Lo he seguido hacia sitios dolorosos
donde van los amores cancerosos,
a cumplir el ritual innecesario
de lavar sus heridas incipientes...

Como si no supieran el camino
que les lleva directo al dispensario,
los dolores de ayer hoy recordados
son sólo invitaciones de la vida,
a recobrar los dones que dejaran
los fútiles afanes, la ignorancia,
tirados a la vera del camino
 donde dos corazones ven de espaldas
la forma en que se aleja su destino

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

12 comentarios:

  1. Anclados en el ayer, de un pasado que solo se edifica de recuerdos...

    preñadas de esperanza ´por algún "volverá"...

    Cumbre mi Restrepo....

    ResponderEliminar
  2. En mi siguiente paso, un rastro de mi aliento hace de bruma cálida en el cielo...bajando vienes... como tibia mariposa...simplemente te meto entre mi alforja... Gracias por tanto Abi...

    ResponderEliminar
  3. Son caidas del alma dentro de si misma y las llamamos amores, luego en recuerdos convertidas sabio flajelos con ellas hacemos, por necesidad insana o por rutina, pero vienen poetas que son sabios y abren las ventanas y la casa del alma airean, sanan lo que al tiempo se resiste y hacen roma la punta de esa verdad que nos negamos por ser daga... Restrepo adorado cada vez más me faltan las palabras para dar a tu arte nombre, a tu capacidad la gracia que merece y dar un digno comentario a tus letras, que de grandes se me antojan titanes, frente a la insolvencia de mis parcas palabras...

    ResponderEliminar
  4. UN LLAMADO A LA REFLEXIÓN, TU CREACIÓN LITERARIA ES TAN IMPORTANTE Y BELLA QUE INVITA SIEMPRE A UN CAMBIO POSITIVO.

    ResponderEliminar
  5. Si tan solo no fueran desiguales, si se llegara siempre puntual y en binomio a sus caudales...pero a veces se llega de primero y otras de último, igual dolor certero, en cualquier paso esa sombra, ese temor que se cuela no importa donde de escondas....verdadero Restrepo!!! Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  6. Bello, reflexivo ,como siempre agradezco la hora de haberte hallado,gracIAs JosË Ignacio or acariciar mi alma!! Andrea H.

    ResponderEliminar
  7. Lo he seguido hacia sitios dolorosos
    donde van los amores cancerosos,
    a cumplir el ritual innecesario
    de lavar sus heridas incipientes...
    Mi alma se envuelve en tus letras poeta!

    Gennie Redondo P

    ResponderEliminar
  8. Buscaremos las palabras cuando llegue ese temido argot con las faltantes...Gracias por la luz mi bella Carmen...

    ResponderEliminar
  9. Espero siempre ser de tu casa, de tu alma, un invitado que te inspire respeto, y del que puedas decir que siempre está cuando lo llamo...Gracias Maria Fernanda...Eres luz..

    ResponderEliminar
  10. Aquí escuchando, mientras tu rosada voz, que calma e impulsa al mismo viento, te puedo decir bella Mardy, que ahora me hallo uncido a tu favor de vida, a la fuerza que rige tus latidos... Agradecido por serte, prometido de serme ante vos como testigo...Gracias por venir...

    ResponderEliminar
  11. Gracias Andrea, no hay mejor estímulo que ser de tu sentimiento hermano, y de tu alma acompañante...Te espero siempre, abrazos...

    ResponderEliminar
  12. Como curtido piélago nutricio, te hago promesa fértil, querida Gennie, de ir contigo, solo desmiente al silencio, que te dice, que no hagas a las palabras tus amigas, te dejaré sembradas muchas, tu las riegas con el agua de tus ojos, o las mojas con saliva nacarada...Siempre aquí, Gennie, gracias...

    ResponderEliminar