viernes, 22 de julio de 2011

ES OTRA VIEJA HISTORIA...

EL TERCERO HIZO DIANA



Me muerdo el dedo señalado sin pudor,
este trabajo ya pagado hizo su seña,
la cicatriz que dejará no es mi problema
sino me hablara locuazmente de quien soy,
soy tejedor de esta familia sin parientes,
me lo enseñó muy niño mi abuelita,
dióme la fuerza y la entereza puso el resto,
y con tesón y disciplina convirtióme
en el mayor de los mejores tejedores,
que calla a voces con su calada artesanía,
a las más de las mayores que le guían
en la labor de amar a su trabajo
y continuar enseñando a los menores,
pese al avance de lo técnico que acalla
la dulce voz que musita que lo culto,
guarda el sentido de los bienes compartidos,
y de las cosas que son mejores, más sabrosas
si calman hambres y provocan risas plenas,
sobre las otras que raudas fuera ruedan
y convierten a las gentes en recicle...

Soy el mejor tejedor de la comarca,
mis amigos me llaman Aurelio, ellos se llaman,
Adriana, Marta, Ofelia,
Selene, Gloria, Rocío y Rosamalia,
no tengo pantaletas ni uso bragas,
pero soy íntimo de todos sus problemas,
y me juzgo hasta atractivo con mis canas
porque ellas dicen lo bien que a mi me sientan
por ser quien era, un ave de rapiña
domesticada por cuenta de los días
que ya he pasado hilos desanudando 
que se trabaron finalizando algo,
o cuando he dicho que a todas las adoro
sin que en mi voz se destemple ese cariño,
esa verdad ya todo el mundo sabe
me hace orgullosamente más humano,
soy tejedor, adoro a las mujeres,
ellas me quieren, comparten con mi alma
es el mejor entre todos los trabajos
incluso el día en que ellas se pelean,
y yo me voy a buscar a mis amigos,
a la mesa de billar, o al fútbol sala,
como en esos viejos tiempos olvidados
cuando era de la calle y caminaba,
y no rodaba en la silla que ahora tengo,
porque dos de los tres tiros no me dieron
pero uno si me quebró por dos mitades
eso que llaman columna vertebral,
que me dejaba correr y caminar,
ahora todo lo hago con las manos,
gracias a Dios son ávidas certeras,
se asemejan a dos alas que volaran
cuando yo miro una cosa ellas la toman,
y si digo a aprender ahí reaccionan...

Más quisiera contarles, pero es hora,
el recreo del trabajo ha terminado,
la maquina de tejer espera adentro
a que comience a hacer milagros
con mis manos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO Copyright ©
• Reservados todos los derechos de autor

13 comentarios:

  1. En este caso se modifica, para que quiere pies sí tiene alas para volar! Esquisito uso de la naveta que hábilmente usas con tu mano

    ResponderEliminar
  2. Me has dado un regalo con tu magnífica visita, Marco Vinicio...Además entre Carmen y yo por cuenta de tu "naveta" fuimos de paseo a La Real Academia...Abrazos amigo, bienvenido siempre...

    ResponderEliminar
  3. Calcado en mi buen amigo Marco Vinicio he de agregar que aquellos dones por obra de la bondad divina adquiridos hacer que cualquier desgracia se haga motivo de seguir dando lo mejor de nosotros.. Eh aquí tu Jose Ignacio haciendo gala de tu habilidad para tejer esas historias magistrales de hombres igualmente magistrales... bravo maestro, mi abrazo Siempre y me agrada ver en este bar a Marco, mi buen poeta y amigo...! Saludos y abrazos a los dos..!

    ResponderEliminar
  4. Más quisiera contarles, pero es hora,
    el recreo del trabajo ha terminado,
    la maquina de tejer espera adentro
    a que comience a hacer milagros
    con mis manos... Hermoso y magistral querido Ignacio, te aplaudo, abrazos sin fin...

    ResponderEliminar
  5. De su reflejo y el tuyo abrazados, tiendo mi voz y ato los remansos, bebamos agua los tres, es un milagro, que estemos juntos de la mano como niños cuando ayer los tres ignorábamos llegar a este camino de voces y destinos...gracias Leonel por llegar nuevamente amigo...

    ResponderEliminar
  6. Ah Cesarina, amiga, aquí puedo llamarte mía...Sueños de oro solo de saber que tus ojos asombrosos recorrieron estas letras de miel...Siempre bienvenida bella...

    ResponderEliminar
  7. Esta tu expresión bella, libre y sincera es la que hace de tu relato un testimonio de vida, orgullo y temple...Y me acerco a tu fogata de intimos encuentros para abrazarte una vez mas y decirte poeta que de tus sueños no hay mucho que nos falte, tu lo ofreces todo con generosidad mi bello... Tu lo entregas todo con pasión mi poeta, mi amigo. te quiero y estoy feliz de estar en tu casa en el banquete de tus versos. Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Mi Restrepo....

    http://www.youtube.com/watch?v=KcXAbs3EXDs

    Así, así es tu arte mi gran poeta, asi siento que te leo y te devoró....

    ResponderEliminar
  9. El sonido emergido de tus pasos, por el pasillo de la casa nombra que tu ausencia cesó, y te has devuelto por las letras de mi nombre, que hacían antes de vallas y ahora de árboles, crecidos rododendros hacen...Ya sabes, desde mi aliento nombro los pasos favoritos que recorres, los mismos tuyos, negra bella,amada Jeannette...Gracias por sentirme así...

    ResponderEliminar
  10. gracias Abigahil...Desde el pliegue más sensible de mi corazón amable...!!! Siempre bienvenida en este lugar de claroscuros intensos...

    ResponderEliminar
  11. Excelente Jose. En ocasiones, tràs la inesperada desgracia, en que se pierde un sentido, un miembro o una cualidad innata......, se asoman desafiantes, otras cualidades subyacentes que jamàs huberamos detectado en otras circunstancias..., Y tù aquì, vivificas y engrandece lo que la voluntad, en la peor de las desgracias, se impone con temperamento rranimando un talento o cualidad adormecida.- Excelente poema de superaciòn. Felicitaciones. Y gracias de estra nuevamente en la barra.-

    ResponderEliminar
  12. Siempre que quieras tiñes tu sitio en esta barra, tu trago espera servido... Voy por hielo... Es un lujo contar con vos y que tu lo hagas conmigo, verdadero amigo...

    ResponderEliminar
  13. Hay una perspectiva única, sabe de ella Aurelio y tu perfectamente la cuentas, desde la que todo es distinto, es mayor cualquier peligro, cualquier amor es más intenso, cuando desde allí de los demás ves primero el ombligo, entonces ahí mismo, olvidas un poco el tuyo y recorres otros caminos, sé lo que te digo amor, y por ello también sé de cómo de bellos deben ser sus tejidos... eres un bendito maestro Restrepo.

    ResponderEliminar