miércoles, 7 de noviembre de 2012

LLEGAN SIN SALUDAR Y ASÍ SE VAN... / Poesía de José Ignacio Restrepo


OTRO POSTRERO


Odio la suspicacia de este tren
donde vamos como atunes apiñados,
y el afán de todos por saberse
en cualquier clase, cualquier categoría,
menos en la susodicha silenciosa
en la que no aparezca ni la muerte,
odiosa es la razón de la gerencia
que hace de lavadero en este nicho,
entregándole al más particular
el poder de sumar o de diezmar,
lo que sea que pase por sus manos,
como si fuera vil papel moneda
en tierra de cenicienta y sus enanos...

Resiento de la canalla bien vestida,
de todos los que gobiernan con perillas
a los que ayer decían sus hermanos,
entonces la banal y trastocada
democracia infantil usufructuaria,
con sus máscaras frías de arlequines
y sus postes sosteniendo fines,
se convierte en meretriz ungida
para saldar las deudas impagables,
en la mente de todos los mutantes
que tienen su calor puesto en el frío...

Esperanza doctora retrasada,
como odio tu aroma y tu presencia,
pareces delicada y traes guerra
pues tus tiempos ya han roto los fanales
que alumbrarían los rotos de la historia,
mendigos y tunantes hoy te escrutan
con lentes que hacen grueso lo delgado
para vender en presente lo pasado
y ofrecer a las huestes melindrosas
la verdad enfundada en blanco traje,
la verdad nacarada de osco ultraje
que nos parte la cara cada día,
esa fe que te aúpa es resentida...

No creáis que esta letra es perniciosa
o que su letra es tenue y gaseosa,
es la noche y el abrazo de Morfeo
que a veces trae tuna y es picante,
de gozo a mi me espera carne amante
y delicadas palabras que agradecen,
es que no aguanto tanta vil mentira
y tantas bocas y oídos de suicidas,
que se jactan en su piel de serenar
cuando hacen con su ardid insano,
de no hacer, no comprender, no vislumbrar,
parte de la tarea de la guerra,
que es darle sepultura a las quimeras
esas podrían llevarnos al lugar
donde un mañana mejor
ya se apellida, 
como debiera ser,
humana paz...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

6 comentarios:

  1. Sentida y resentida crítica a los parámetros y reglas de juego engañosas en que se mueve la democracia en algún país o en todos los países, porque bajo su ropaje ampuloso promete y no cumple su promesa, y torna la esperanza en desespero, e incluso alimenta disensiones sociales o futuras guerras. Es el tren en que van montados los que sufren los despropósitos de los dirigentes, quienes tienen en sus manos el poder de enterrar sueños inocentes y estos, a su vez, han de esperar otro tren postrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...los emolientes que brinden estas letras, para calmar las sedes y las quemas, se consiguieron gratis, que ironía, entre las vecindades razonadas y las sentimentales medio locas...Gracias por la lectura, amigo, en todo caso somos sufridos y repitentes...Abrazos...

      Eliminar
  2. Uno tiende a pensar que todos son iguales. Hoy aquí, mañana allá. La paz es una palabra tan reclamada y tan vilipendiada en éstos tiempos que amerita revisión de significado. Si bien no se lo han dado a su antojo los pocos sobre los muchos.

    Excelente trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sonido mistificado de tu paso, y el eco de tus palabras coherentes, da los ribetes cautos necesarios, para no desdeñar el tema como otros, metida de las patas que no andan, proselitismo de paz que no libera, pero en algo arrebata a la quimera....Gracias por venir, querido Justo, abrazos amigo...

      Eliminar
  3. Humana paz, de la humana herida, tan antigua, tan gastada,pero jamás tardía. La herida de almas que lloran venas, que piden panes, que siegan mientes, de injustas castas de delincuentes, que siempre arriba, que siempre llenos, desgajan vidas en el almuerzo.
    Aúna mi alma a este, que sin ser llanto, se vuelve pena, de tus palabras en tus desvelos, querido amigo...Ya me sabes, ya me encuentras, a las mismas veras, de aquellos caminos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no aderezar mi sueño con este eco, extendido eco, toque sobre la alta ventana con pedrusco breve, amatorio dejo de tus voces claras, poesía en la vera de mi casa...Gracias Vanessa, no te he dicho pero lo hago, cuán cercana te siento...Abrazos amiga...

      Eliminar