sábado, 17 de noviembre de 2012

POSTALES DEL ALMA / Poesía de José Ignacio Restrepo


BELLA


Pequeña muerte, 
toda belleza casi extrema 
tiene ya prometido su cadalso, 
canta con fe ante el ojo presidiario, 
y bienviene el brillo de la luz, 
que le deja sin pudor por ser extraña, 
alabanza querida del dios sol, 
y también del que se aviene 
a columbrarla...

Ansiedad por mirar 
y por mirarse, 
y ser objeto de gozosa idolatría, 
en la fe del espejo que es su guía 
ninguna oscuridad la compromete, 
mientras muda la espera, 
y fiel en unos años, 
la cobranza de la piel 
que se recoge
haciéndola tan igual 
a sus hermanos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. El silencio con que bañan los que adoran, al reflejo del espejo que ella mira, está regado de las horas disfrutadas, en canteras de gozo clandestinas.
    La pena que me embarga de saberme, lejos de la alabada compañía, se troca en gozo al leerte, luego de varias noches que te olvidan.
    Abrazos, Se'ig..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es olvido el silencio fraternal, es como un canto de duro pedernal, que no puede romperse si hace el tiempo, distancias de un día o un momento...Claro, tu ritual de enlace, hace de la espera, Vanessa, la visita a una rosaleda, a algún balcón, donde sin ti estar para poder disfrutarte...Entorno a ti, como viento de dos manos, te abrazo...gracias por venir..

      Eliminar