domingo, 18 de noviembre de 2012

UN CANTO PARA ALGUNA AMOROSA / Poesía de José Ignacio Restrepo



AQUÍ...ALLÁ


Cariátide dormida de los ecos
hecha de aromas tiernos y recuerdos,
unos que solo son flores dejadas
a lo largo de tres o más jornadas,
y los robustos, tiernos,
diferentes,
que se quedaron contigo
en noche larga
al lado de cualquier vil carretera,
esperando el bufar de algún motor
para pedir con el dedo
un aventón...

Cariátide perfecta, y elocuente,
dos tajos a la cara que es de mármol,
y a la base tres bombas
que te exploten,
diciendo que besaste en mil colores,
que capturaste ecos de elegías,
y las voces de día
regresaban 
al quicio de tu casa cada noche,
los recuerdos amables son por cientos
y acaso no revienta el apurar
cada uno en fila y explotarlos
para en ellos poderlo a él olvidar,
mas bien déjalo serte, conmoverte
que vuelva y te repita que tu huíste,
que cuando te cambiaste
de ciudad,
perseguida por unos y por otros,
te llevaste tus perros y tus plantas,
tus cuadernos de poemas,
las bitácoras,
y el rastro inocultable de esa voz,
una sola que aparcada allí en tu alma
se quedó para vivir
eternamente,
cada palabra que dijo,
cada letra,
cada suspiro que empezó
por la derecha
y aquellos que acabó
todo empeñado,
en la izquierda del temor almibarado
atrapado como amor
aquí a tu lado...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

0 comentarios:

Publicar un comentario