jueves, 15 de noviembre de 2012

ME DUELE EN LA PIEL...EL ALMA / Poesía de José Ignacio Restrepo


LAZOS DE SANGRE


Tres de esos mineros
que murieron,
tras explotar el lugar donde vivían
trabajaban dirás,
el pan ganaban,
se morían de dar toda su fuerza,
tres de esos esclavos malolientes,
con el alma más fina que el diamante,
brillante que exhibían con los suyos,
volaron
simplemente
por los aires,
exiguos del socavón, 
aires oscuros,
otra vez,
es historia repetida,
me dirás esta vez
y la siguiente,
pues pasará mañana 
nuevamente,
tres de esos mineros
mis compadres,
desconocidos hermanos de mi sangre,
sacaban de la piedra sus jornales
para llevar a sus casas alimento,
a los hijos tan bellos su sustento, 
a sus mujeres
un estrén
si acaso, 
tres de esos
que volaron,
mis hermanos

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

6 comentarios:

  1. Bello lamento sereno y claro por la muerte de tres mineros, unos más para la estadística, un mal menor si se coteja con el bien y las riquezas que se sacan de las minas aunque el peaje sólo le pagan los que trabajan encerrados expuestos siempre a un derrumbe de la montaña o una explosión fortuita. Suaves rimas recorren regulares el poema de principio a fin y le dan serenidad al problema sin quitarle dramatismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Postrero todo pedido, ante el letargo del sistema y su demente enriquecimiento, pero la piel humana traduce a veces a tiempo o a destiempo, el dolor del inútil parentesco....Hacer de estas letras un motivo, para saltar alguna lágrima en el verso, para mover los pétreos espíritus, nada más hermano...Gracias por llegar, Fernando...

      Eliminar
  2. Esclavitud que nunca deja, de sorprenderme por lo maldita, de indiferencias, de destrucciones, de las mismas tierras de las que comes, de las mismas vidas que la ejercitan. Cuánto los poderosos, del boomerang que jamás llaman justicia, lamentarán sus repodridas nucas, en el momento que Dios decida, cobrarles sangre, vida por vida, de aquellos pobres, ya sin futuro, gracias al hambre del soberano, del perro humano, del que disfruta bajos placeres, de aquellas muertes que se convidan, en sus banquetes de herejías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ....llamados a ser soldados de una guerra misteriosa, nosotros, con las voces dulces como bayoneta aguda, retratando los piélagos, los alados carcinomas, que la fe huidiza ha dejado colgando de todo lo humano...Nosotros, cantautores de alma, cosacos sin pólvora ni uniforme, abaratando males para restaurar hijos dolores....amiga bella, que bueno que llegues, este cónclave de soledades a veces es insoportable, pero lo es menos si llegan los amigos del alma, como vos...Abrazos grandes Vanessa, te quiero mucho...

      Eliminar
  3. Sacrificio rutinario que no se entiende porque se cree necesario. Que unos mueran para que otros despilfarren... No entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Empiezo, Andrés...Vos tenés el nombre de mi hermano, que se fue antes de tiempo, y desde allí te cogí ventura, amigo, desde el primer día que leí tu bagaleta, que no lo es...Gracias por venir a esta merienda triste, ya sabes, no se trata de entenderlos sino de compartir el mundo.... gracias por venir...

      Eliminar