miércoles, 9 de octubre de 2013

NO CESAN DE HABLAR ALMAS EN PENA / Poesía de José Ignacio Restrepo



LAMPEDUSA


Tienen sangre en las manos, 
los cuatreros pedantes ricos veinte, 
que alunizan en cada tierra yerta 
que está llena de gente, 
sobreviviendo apenas ante el hambre, 
criando a otros que llevan su sangre...
Tienen dolor de otros y repelen,
la existencia de todos es su cuenta, 
cada rico precoz por vil herencia 
tiene en su sino tajos de la guerra, 
y estos pobres que buscaban en el hoy
 algo para llevar sal a la boca, 
se encontraron con todo, con la muerte
guadañas de azul mar, tesoro postrer...
En el mar hay pieles encarnadas, 
hay abrazos de amor en pieles libres, 
enconos que subsisten medio muertos, 
hay cuerpos recubiertos de deseo
pero ya sin el cúspide latido,
casi volando de puro arder callados, 
hay lutos confirmados, 
a pesar de enarbolar aún la vida,
y afuera como buitres
van mirando
 estas jaurías anchas de los ricos
bancos gestas iglesias y colegios
preceptorios,cuarteles llenos de pobres
armados hasta los dientes y serviles,
veo allá los mediocres ministerios,
pasillos de palacio,
hombres, mujeres que pasan con el rostro
dibujando algún ánimo siniestro,
que aún no tiene nombre de proyecto,
pero si lo tendrá,
dan su palabra,
gastada sempiterna inhábil,
filados en la playa
los muertos de Lampedusa
ya la saben...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. ....encuanto las poblaciones no encuentraren en sus payses respuesta para el hambre y la dignidad que lles és debida, siempre habran de ocurrer desastres destes.....salindo del inferno encuentran la muerte.....hasta cuando ocureran desgracias destas?
    ....un Poema arrepiante, real y triste !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...esclavos vamos, aún en nuestras calles, nuestros barrios, el sistema subordina mentes, decanta entre los espíritus a aquellos capaces de sembrar la peste, esclavos, consumiendo, para que haya ricos y más pobres, esperando para correr, como lo hace la costilla en la despensa...Gracias por venir bella Maria, abrazo..

      Eliminar