domingo, 19 de febrero de 2012

UN SENDERO DE ROCAS Y CIPRESES… / Poesía de José Ignacio Restrepo


URGENCIA
ELEMENTAL

VIRTUD

Iracundo escalón hecho en granito,
donde hollé sin vergüenza mi rodilla,
caído por saberme erguido antes
de forzada divisa mal comprado,
este amor que entre fuego sobrevive
forjado hacia tus bosques voceando
repite dócilmente cualquier nombre
con la esperanza inútil de acordarse
y al destino de amar el mudo istmo
donde ensayé dormido el canto ido
de tu nombre olvidado entre dolores…

Quema tanto es desdén como tu sexo
que derramó en las noches lava hirviente,
mis manos se amanceban solitarias
pues querer olvidarte es demasiado
y en los rostros de otras te inmaculo,
con pavor de creyente que no cree
pero relata al mundo su delirio,
confinado despierto y sudoroso
cuando llega la luz del nuevo día
y tu silueta se oculta tras los muros
de mi piel que se escose enrojecida...

Pero pasan las horas y te olvido,
o mejor no te olvido, te pospongo,
cuando llegas envuelta y renacida
en el cuerpo que el hoy me ha deparado,
dichoso yo te abrazo nuevamente
renacida en su piel color canela,
que aunque nada de ti realmente tiene
semeja en la mitad tu calor pleno,
donde estás escondida cual fermento,
esperando por mi como una bruja
de apodada virtud y eterna llama,
por siempre prometida para mi
desde aquella otra ya vida que te di…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright ©


2 comentarios:

  1. en algún tarro de luz, bien dispuesto en la alacena ha de estar el comentario justo para este poema, iré a buscarlo con ahínco para traerlo como merece, mientras tanto solo puedo dejarte un perplejo enhorabuena, el borde del reflejo de un sueño y mi abrazo más sincero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tráelo de allá como remedio, pues en este mi sitio, es bienvenido siempre el escrutinio pleno y tu paso que predique el resto, al poema entre el eco repetido, que nos une en su adviento sin ningún sonido...Besos, Carmen...

      Eliminar