sábado, 4 de febrero de 2012

REAL BIENVENIDA / Poesía de José Ignacio Restrepo

HOY ES...


Hoy es la noche 
para empezar 
a nombrar lo inesperado,
se avecinan los nuevos bautizos
de lugares comunes no pensados,
a los cuales pondremos laudos nobles
y no números, ni secuencias conocidas
porque se han revalidado como nunca
nuestros mil esfuerzos sin desidia alguna
y por esa sencilla vanagloria
de elementales, amantes,
de tiempo y fe de guerra,
supervivientes callados,
han llegado hasta acá 
estos obsequios nobles...

Hoy es la noche del evento,
en que no podremos sentirnos más felices,
pues como cometas volamos inauditos
sin renunciar a cada  fiel regalo,
diapasones en relojes descompuestos
de vigores nunca inmaculados,
se despiertan en segundos vivos,
y nos ciñen el cuerpo
a un nuevo axioma,
no parar, no parar,
no detenerse,
que la vida recién nos recompensa,
sacando nuestros nombres de la guerra,
bautizando con fuerza las cabezas
porque estamos desde siempre
destinados,
a doblegar la tristeza estremecida,
y despedir su silueta
para dar la bienvenida a la alegría,
y sentarla por fin a nuestra mesa,
como una nueva pariente
que se queda...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. que la vida recién nos recompensa,
    sacando nuestros nombres de la guerra,
    bautizando con fuerza las cabezas
    porque estamos desde siempre
    destinados,
    a doblegar la tristeza estremecida,
    y despedir su silueta
    para dar la bienvenida a la alegría....; Ojala que así sea maestro,te he echado mucho de menos, en el Meridiano todos me preguntan por ti,un abrazo amigo,pasare mas a menudo,pues extraño tus poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que para la sed de vivir hemos nacido, y el sacro remanso de lo ido, el recuerdo surtido es la riqueza que no puede ya gastarse, un bien eterno...Allí estás tu, querida Mayte, resplandeciente, prístina, como mis otros amigos ganados al hacer poético, que es mi trabajo de todos los días...Dile a todos que los llevo en el alma, atrincherados, pues la vida puede quitarte lo que bien te ha dado, sino lo atesoras y sirves de fiel prosélito a la tarea humana de reverdecernos, de fundarnos nuevamente...Gracias querida, por venir, por comprobar que seguimos mutuamente siéndonos, piel del corazón y sentimiento...
      Suprimir

      Eliminar
  2. de tan esperanzador que no puedo comentarlo, acaso dejar que imagines un austero brillo en mis pupilas que gozan tras las lágrimas, de verte así reverdeciendo, no mereces menos que la alegría como pariente, y el cielo como techo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy con Nury, al vuelo, y solos!!!...Por fin, amiga...Gracias por fin...Justo como reza tu deseo, abrazos Carmela...

      Eliminar