viernes, 17 de febrero de 2012

SEGUNDO VIERNES EN MI NUEVA CASA / Poesía de José Ignacio Restrepo

RECIÉN PASADO


Hoy me asomé al balcón
de madrugada,
cuando todo dormía en derredor,
los pájaros, los perros, las personas,
vi el silencio tomando de la mano
a las siluetas de dos traviesos gatos
que en la mañana se acuestan a dormir,
bajo un frondoso y fuerte rododendro
y demoré diez minutos para ver,
lo que aquí pasa de noche
que no es igual que en aquella otra casa,
que ahora llamo sin pena
la residencia materna,
que habré habitado casi medio siglo,
por unos meses apenas medio siglo

Hoy me asomé a mis días de colores
que me reciben felices y agraciados,
en esta calle cerrada con colegio
que tiene bullas diversas
y otra clase de gente y otro diario,
son los negocios diversos necesarios,
y aun estoy en período de prueba
pues esta gente me mira en parte fría
pues no conoce quién mira al otro lado

Hoy ajusté quince días nuevos
en esta casa pequeña y de consuelos,
no están esos conflictos hogareños
con mis hermanas de sangre o la sobrina,
no como el desayuno con mi madre
ni subo la comida por la tarde
para ahorrar la bajada por la escala
y la subida penosa resollando,
mientras se apoya en mi hombro suficiente
que ya cumplió medio siglo,
como el resto de mi cuerpo fuerte,
que hoy se paró para ver la madrugada
a las tempranas dos de la mañana,
y luego fue alegre al lecho
que tiene todo tan nuevo,
colchón, cobijas, cobertor, almohada,
y esa mujer que duerme como niña
que siempre duerme sonriente,
no sé porqué realmente,
pero me gusta que por mi lo haga
ya me lo dijo una vez en esta casa,
que me quiere como siempre o aun más 

Eso fue ayer,
mejor hoy por la mañana,
porque hoy ya está tarde
o más temprano,
realmente hoy ya es mañana

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©




2 comentarios:

  1. Son los nuevos colores por los que tantas banderas lucharon, la libertad y la independencia, quiero todo rey su reino, disfruto el tuyo, en poco los recuerdos de los que no nos supieron se convierten en visitas amables los domingos a la hora del almuerzo. Me alegro tanto por vosotros, mil abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros, Carmen, de haber podido juntar la realidad con el verso...gracias por tu bello deseo, abrazos...

      Eliminar