miércoles, 1 de febrero de 2012

LOS DEUDOS DEL HACER / Poesía de José Ignacio Restrepo

PIENSA SAUL, 
EN CELDA


De alguna manera,
esta angustia,
- y la pregunta malévola
con letricas en luces de neón,
y qué será de tu vida en diez minutos -
no hace sino poner tu corazón como el de el pez 
que en estanque de restaurante,
salta que salta.

Y ese marica,
que no se vuelve al carro
y le quita las llaves y lo cierra,
o saca el maletín de cuero
que vos sabes que es un billete,
sino que se demora,
se demora,
y toda esa tensión frente a tus ojos,
como la que sientes siempre
cuando ves la desnudez de alguna hembra,
así sea  una de calendario,
tu corazón que se te sale,
y la pregunta,
con letricas de luces de neón,
y ya no ves mas que ese carro,
solo encenderlo, primera,
undo el pedal,
segunda, sesenta,
tercera, ochenta,
un poco después en cuarta y quinta
ni vos te ves...

Éso fue lo que salió mal,
vos pensando en viejas en pelota
con un trabajo tan serio entre manos,
de alguna manera
ya sabes lo que será de tu vida
dentro de diez minutos sumando,
hasta llegar a siete años

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. ¡Genial! humor negro en un poema sobre la torpeza del travieso... genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que podría ser la tuya o la mía, la de cualquiera en sesgados escenarios, de la pausa y la atención bien enfocadas, nace luego labrada la verdad como etéreo sustento...Gracias querida Carmen, por dejar la huella de tu paso, besos...

      Eliminar