domingo, 12 de febrero de 2012

OTRO COLLAR DE DALIAS / Poesía de José Ignacio Restrepo

RÉQUIEM TERCO


Como convenga el saludo de silencio
bajo el azul resplandor de un farol alto, 
a esa imagen que promete nada o poco,
que podría ser yo,
sino fuera porque yo
al frente me hallo...
Tengo paso feliz cuando hay peligro,
amenaza se servía al desayuno
cuando todos me decían quieto niño,
y yo era cadáver
sin designio,
por no temer la muerte
y por saber bien dentro
que ella a mi tampoco me quería

Soy del clan cuyas gestas reconocen,
toda clase de gentes,
unos son forajidos vehementes,
y otros lo esconden bien por la vergüenza,
hallan queja en vigilar su entorno
mientras yerta el alma se les pudre,
yo me llamo perenne y no lo escondo,
no temo a lo que viene,
por malo que parezca
a mi me queda,
resuelvo crucigramas en las eras
donde otros planean su futuro,
desatendiendo el rigor de las estrellas

Y para colmo
no tienen picaporte que los cuide
en sus puertas de par en par abiertas,
la oscuridad les lleva al infortunio
como amante que adora los laxantes,
les musita el devenir tunante,
como quema tu ausencia
en el estómago,
y cuando cruzas tarde por la puerta,
la mitad que te queda está quemada
y la otra vestida como alma,
te crepita su flama inquisitoria,
como deudo sin tumba
a que rezarle...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Ya dije en alguna ocasión que eres mi héroe... es por esto y por el resto, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El antes y el después se nos confunden, cuando es sueño la vida y sus segundos se dibujan entre letras...Besos Carmen querida...

      Eliminar