jueves, 23 de febrero de 2012

CERCA AL OLVIDO… / Poesía de José Ignacio Restrepo


SEÑAL DE DUELO

frente al olvido

Hago de amago a babor de mi pasado
con los embates de un mar que no comprendo,
ato mi pelo que es largo y es rebelde,
como la marca de los días que se fueron,
y entre la trenza anido joyas pobres,
piedras de calcinada reverencia,
que me recuerdan la vida entre callejas,
recolectando miradas y sonrisas,
entre mujeres que me dieron todo,
una comida caliente
y su caliente abrazo…

Embrujos de la sal brillante y blanca
que froto sobre el cobre de los años,
hasta sacarle brillo a las mentiras
de aquello que soñé rememorar,
por haber visitado el verbo amar
de rodillas hincado como duende,
y entre lazos y baches dislocados
que decían el monto del esfuerzo
me deshice de todos los tatuajes
que mostraban mi ruta y mi universo,
para poder nacer del nuevo instante
irradiando tu luz gris azulada,
porque no queda nada para atrás
delicada virtud de sembrar algo
que nunca adentro existió,
sino solo acostado entre las sobras
de los sueños pagados con derrotas
en aquella cabaña de deseos
donde fuimos tu y yo,
a decirnos por kilos los te quieros
que el tiempo desoyó,
y los dejó tirados
sobre el suelo…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

2 comentarios:

  1. Una historia tan posible como la belleza con que la cuentas, cuántos no son los que lo intentan, hallar ese hogar entre sus propios escombros, porque el ayer dejó huellas, pero el camino siempre es nuevo, me ha encantado qué te digo, como siempre, o más... mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablar aquí de recuerdos, hacerlo protegido entre el decoro de estos tiempos alegres y nuevos, que en nada me amenazan, entender logaritmos en pasado arabescos que mis manos tristes pintaron en la vida de otras gentes, que ante mi se cruzaron...Los recuerdos, Carmen, fraternales en frugal cornucopia, ahora un poder fundamental, para atar silencio y grito, el hacer de quien dice con sus letras lo que el pastor a la montaña y a sus cabras, con su flauta de pan...Gracias, querida, por dejar que mis ecos en tus ojos vivan y en tu alma hagan nido...Abrazo...

      Eliminar